El Dugout

Foto-reportaje | Noche cardiaca en el Teodoro Mariscal

Al ritmo de palmas, arranca la fiesta

Al Bat
Por Al Bat
  • Gran ambiente se vivió en el Teodoro Mariscal

    Gran ambiente se vivió en el Teodoro Mariscal

“Dame palmas, dame palmas”, es la consigna con la que el animador abre los micrófonos ante un Teodoro Mariscal que luce casi lleno.

La tienda Oficial de Venados tiene ventas de último momento. Son los aficionados que poco a poco siguen entrando.-¡Siéntese por favor! No deja ver-, dice una señora que esconde sus manos debajo del brazo de su acompañante.

El juego inicia con la carrera de Obregón. La preocupación no llega, pareciera que los asistentes no esperan mucho de su equipo.Transcurre la segunda, tercera y cuarta entrada. Los rollos siguen en ceros para Venados.

LAS GRACIAS DEL VENNY
La primera aparición de la mascota despierta el ánimo. Todos aplauden y se olvidan momentáneamente del juego. Es la quinta entrada. Las bandas no dejan de contribuir al ambiente. El sinaloense se entona, la gente decide animarse. La cerveza empieza a pasar por las manos de los asistentes a toda prisa.

Es la sexta baja. Esteban Quiroz toma el bat. Jeremías Pineda está en la primera. “Vamos Quiroz, esa carrera es importantísima”, dice un hombre desde las gradas. Los personajes.Del lado del lateral izquierdo, un padre le explica algunas jugadas a su hijo. A un lado ofertan a cinco pesos el boleto de la feria de la chamarra.el héroe.Un silencio incómodo llega. El juego está avanzando y la gente espera el empate.

Esteban Quiroz conecta. Llega a la segunda y explotan las gargantas.Se mantiene la sexta y las almohadillas están congestionadas. “Vamos Muñoz, Vamos”, es la constante en las voces de la afición. Muñoz lo hace. Mete hit productor y la pizarra cambia 2-1 a favor de los rojos.

-Tráeme dos, güey--¿Dobles?-De las que tengas--¡Sale!, le vamos a dar de las fuertes, de las que cargan piedras. Para los hombres- Es la plática entre un jóven emocionado y el vendedor de cerveza que cada vez es más solicitado.La bulla es la parte que más disfruta la afición. Esta vez el abucheo es general para Amézaga, que pisa home y empata el encuentro.

NOS VAMOS A LA DÉCIMA
El juego se alarga. Algunos agradecen la invitación al palco, y después se retiran. Silencio tras silencio se desarrolla el juego. Se enciende el recinto nuevamente. Obregón se va en cero. Una excelente atrapada de Fabela hace estallar el grito que se había contenido hace tiempo.La moneda está en el aire. Se llega el turno de los rojos, y definen el juego. Es una noche redonda. Los aficionados se retiran vitoreando el triunfo. De la nada vuelven los rostros  de alegría dentro del diamante.

 

¿Te gusta asistir al estadio?

 

FOTO DAVID RAMOS Y JORGE OSUNA

TEXTO ALBERTO ANAYA

 

Al Bat

Comentarios