Las Mayores

5 necesidades de Cardenales para competir con Cachorros

El equipo tiene que competir en su división con los campeones de la Serie Mundial

Al Bat
Por Al Bat
  • Los Cardenales

    Los Cardenales

¿Será éste el comienzo de una dinastía para los Cachorros? No si los Cardenales pueden prevenirlo.

Dada la manera en que Chicago, con un equipo plagado de jóvenes, arrasó en la División Central de la Liga Nacional la temporada pasada, da la impresión de que los Cachorros podrían dominar la división por varios años. Pero no olvidemos a quiénes deben superar si desean colgar más banderines divisionales en el Wrigley Field.

Los Cardenales mantenían la racha más larga de años llegando a la postemporada hasta que los Gigantes barrieron a los Dodgers en el último fin de semana de la campaña regular del 2016, dejando al equipo de Mike Matheny a una victoria de obligar un juego de desempate para luchar por el último puesto de Comodín en la Liga Nacional. Pero el equipo de San Luis no tiene planes de bajar la guardia.

A continuación, cinco pasos que los Cardenales podrían tomar para pelearle al tú por tú a los Cachorros:

1. Firmar a Dexter Fowler para que sea jardinero central y primer bate
Pagar lo que sea necesario para evitar que Fowler regrese al Wrigley Field es, de cierta forma, vengarse de los Cachorros por haber firmado a John Lackey y Jason Heyward el invierno pasado. El talento y la velocidad de Fowler le cambiarían la cara al lineup y a la defensa de los Cardenales, dándoles una solidez en el jardín central de la que han carecido los últimos años.
 


Si bien es riesgoso darle un contrato de cinco años Fowler que expiraría después de que cumpla los 35 años de edad, Fowler y Matt Carpenter formarían una de las mejores duplas de las Grandes Ligas en los puestos uno y dos del orden al bate.

2. Conseguir a Chris Sale a como dé lugar
¿Se imaginan lo grandioso que sería para Sale lanzar desde los 28 y hasta los 30 años de edad en la Liga Nacional, lejos del venezolano Miguel Cabrera y además con la oportunidad de enfrentar al pitcher opositor y conseguir outs fáciles? Sin dudas, no sería nada divertido para los Cachorros enfrentarse las próximas tres temporadas a una rotación compuesta por Sale, el dominicano Carlos Martínez, Alex Reyes, Adam Wainwright y Mike Leake.

Hay equipos que se encuentran en mejor posición para obtener a Sale -Dodgers, Medias Rojas y Rangers encabezan ese grupo- pero los Cardenales tienen una buena relación con los Medias Blancas (adquirieron a Zach Duke en julio) y cuentan con las piezas idóneas para concretar un cambio.

3. Mejorar la defensa
La gran diferencia entre los Cachorros y los Cardenales en el 2016 fue la defensiva. Chicago fue el mejor equipo con el guante en décadas y los Cardenales terminaron en el puesto 24 en batazos convertidos en outs, de acuerdo con Baseball Prospectus.

Después de que el cubano Aledmys Díaz reemplazó al dominicano Jhonny Peralta en el campocorto tras la lesión de éste último en la primavera, Mike Matheny pasó buena parte de la temporada moviendo peloteros de un lado a otro y utilizándolos en lugares en los no estaban cómodos. Carpenter jugó en tercera, primera y segunda, y fueron demasiados los rodados que se colaron por el infield. Define tus jugadores de cuadro de una vez en los entrenamientos primaverales, con Carpenter en primera, Jedd Gyorko en segunda, Díaz en el short y Peralta en tercera. Y no los cambies más. Fowler, u otro jardinero central, le permitirá a Matheny arreglar su outfield y mover a Grichuk al jardín derecho y a Piscotty a la izquierda, lo que evitará que los equipos aprovechen dejen de aprovecharse del débil brazo de Piscotty para tomar almohadillas extras como venían haciéndolo cuando patrullaba el bosque derecho.

Grichuk podría surgir como un jardinero defensivo de primera línea, algo parecido a lo que le pasó a Adam Eaton cuando los Medias Blancas lo mudaron del central al derecho el año pasado.

Sabemos que es imposible quitarle cinco años de trabajo a las rodillas del puertorriqueño Yadier Molina, es probable que los Cardenales no tengan a un ganador del Guante de Oro. Pero no hay razones para pensar que este grupo no podría hacer un buen trabajo. Y si Díaz mejora, tienen potencial para convertirse en un sólido equipo a la defensiva.
 


Las estadísticas métricas defensivas dicen que Gyorko (+6 Carreras Defensivas Salvadas el año pasado en la segunda base) es mejor de lo que usted piensa. Su desempeño será clave para el éxito de los Cardenales en el corto plazo. Con su poder (30 jonrones en 400 turnos la campaña pasada) puede hacer olvidar el hecho de que los Cardenales no tienen a un toletero al estilo de Anthony Rizzo en la primera base.

4. Armar el mejor bullpen de la Liga Nacional
En Martínez y Reyes los Cardenales tienen a dos de esos lanzadores jóvenes y bajo control salarial con los que sueñan los Cachorros. Incluso si no consiguen a Sale o a otro brazo para el frente de la rotación, este grupo puede ser muy sólido gracias a la presencia de Wainwright, Leake y un Lance Lynn recuperado después de someterse a la operación Tommy John.

Sin embargo, la gran diferencia la puede marcar el cuerpo de relevistas.

Imaginen al cubano Aroldis Chapman, Kenley Jansen o Mark Melancon al frente de un grupo que incluye a Seung Hwan Oh, Kevin Siegrist, Brett Cecil, Jonathan Broxton, Matt Bowman, Michael Wacha y Trevor Rosenthal.

Si no puedes firmar a ninguno de esos cerradores de primera línea, juégatelas con Greg Holland, Brad Ziegler, Joe Blanton o Daniel Hudson.

5. Gastar más
Bajo la dirección del propietario Bill DeWitt Jr., San Luis ha aumentado su nómina en seis de las últimas siete temporadas y en el 2016 gastaron US$ 146 millones, un récord para el equipo. Pero a pesar de tener un lineup tan joven, la nómina de los Cachorros el Día Inaugural fue US$ 26 millones más costosa que la de los Cardenales, una señal de que los pájaros rojos tienen que gastar más dinero para mantener el paso con sus rivales.

Al Bat

Comentarios

Standings