Las Mayores

El dueño de los Reales también merece crédito

No hay que minimizar el rol que tuvo Glass, cuyos primeros equipos tuvieron temporadas decepcionantes

Al Bat
Por Al Bat
  • David Glass, dueño de los Reales

    David Glass, dueño de los Reales

El fin de semana pasado, en medio de la celebración de los Reales de Kansas City, que conquistaron su primer título de Serie Mundial en 30 años, estuvo el propietario David Glass.

Y merecía estar ahí.

Glass ha pasado desapercibido. Los fans y los medios han elogiado la forma en que el gerente general Dayton Moore armó el equipo; como el capataz Ned Yost dirigió a sus pupilos; y la manera en que los jugadores respondieron para capturar el banderín de la Liga Americana en temporadas consecutivas y borrar la decepción de haber sucumbido ante los Gigantes en siete juegos en el Clásico de Otoño del 2014.


 

Los Reales se convirtieron en el 15to equipo en los 111 años de la Serie Mundial que se coronan al año de haber perdido un Clásico de Otoño.

No hay que minimizar el rol que tuvo Glass, cuyos primeros equipos tuvieron temporadas decepcionantes antes de que por fin volvieran a la relevancia en el 2013 al terminar con marca de 86-76. Ahora, los Reales son los campeones reinantes de la Serie Mundial, en gran parte porque Glass tuvo suficiente paciencia para permitirle a Moore evolucionar y actuar basado en las lecciones que aprendió en el transcurso.

Glass contrató a Moore en el 2006, cuando los Reales iban rumbo a terminar con más de 100 derrotas por cuarta vez en espacio de cinco años. Tres años después, Glass extendió el contrato de su gerente genertal hasta la conclusión de la campaña del 2014.


 

Dada la larga sequía de los Reales, hubo momentos incómodos con la fanaticada. Pero su paciencia se ha sido recompensada.

Moore utilizó el mismo enfoque que le permitió a los Reales llegar a la postemporada siete veces de 1976 a 1985, campaña en la cual ganaron el primer título de Serie Mundial en la historia de la franquicia. El ejecutivo complementó jugadores cultivados dentro de la organización con veteranos probados.

Moore tuvo la oportunidad de seguir ese modelo gracias a que Glass le dio tiempo para establecer una fundación en lugar de tratar de remediar los problemas de la franquicia de la noche a la mañana. Glass evitó la tentación de tratar de apaciguar a los aficionados despidiendo y contratando simplemente por hacer movimientos -- y ha sido premiado.

¿Es importante el dueño para hacer un equipo campeón?

Estados Unidos – MLB.com

Al Bat

Comentarios

Standings