Las Mayores

Mets confían en la profundidad de sus guardabosques

Parte de la ofensiva de los Mets dependerá del trío de Jardineros encabezados por el toletero Yoenis Céspedes

Al Bat
Por Al Bat
  • Con el regreso de Yoenis Céspedes los Mets buscan defender su título.

    Con el regreso de Yoenis Céspedes los Mets buscan defender su título.

En pocas ocasiones en la historia de la franquicia, un solo hombre ha podido cambiar tanto. Los Mets podrían haber arrancado la temporada del 2016 con un grupo de jardineros adecuado - quizás hasta uno bueno si las cosas le salían bien.

Ahora, con el cubano Yoenis Céspedes a bordo, un mal desempeño desde los jardines sería decepcionante para los campeones defensores de la Liga Nacional.

"Reconocemos que contamos con un gran equipo", dijo el gerente general Sandy Alderson poco tiempo después de haber vuelto a firmar a Céspedes a un contrato de tres años el pasado 26 de enero. "Pero también reconocemos que hubo una oportunidad para nosotros de ser un mejor equipo".

No fue hasta que Céspedes llegó al club en julio pasado, después de todo, que la ofensiva de los Mets se transformó casi de la noche a la mañana de ser una de las peores del béisbol a una de las mejores. Aunque los veteranos infielders Kelly Johnson y el dominicano Juan Uribe ayudaron tras llegar a Queens unos días antes, fue Céspedes quien vino a darle otra cara al lineup de los Mets, conectando 17 cuadrangulares en un trecho de 31 partidos para mandar a su nuevo equipo a la postemporada

Ahora el cubano está de regreso, y esta vez tratará de reivindicarse en el jardín central, donde no le fue muy bien. Al menos eso es lo que las estadísticas defensivas dicen  los Mets aseguran que jugar durante toda la primavera como jardinero central le ayudará a Céspedes a desarrollarse como un mejor defensor. Y tienen razón para esperar justo eso, si tomamos en cuenta que el resto de sus jardines - el jugador de segundo año Michael Conforto en el jardín izquierdo y el veterano Curtis Granderson en el derecho es catalogado defensivamente por debajo del promedio en la mayoría de las estadísticas de métrica avanzada.
 

Tal es el riesgo que los Mets están corriendo con sus jardineros en el 2016. Están dispuestos a proceder con una defensa cuestionable no sólo porque saben que cuentan con un cuerpo de pitcheo ponchador, sino porque confían en que sus jardineros batearán a lo grande.

El mundo, en este momento, entiende lo que Céspedes es capaz de hacer, y los Mets sienten que su mejoría en el departamento de jonrones -- pegó 35 vuelacercas el año pasado después de que su máximo en temporadas previas había sido de 26 es real. De hecho son los otros dos jardineros titulares quienes están rodeados de más interrogantes.

Para Conforto, su oportunidad de jugar llegará tanto en contra de lanzadores zurdos como de derechos siempre y cuando se mantenga consistente en la caja de bateo. Pero dada la profundidad en los jardines, los Mets no presionarán a Conforto, quien terminó con números ofensivos de .270/.335/.506 a sus 22 años de edad en 2015.
 

En cuanto a Granderson, su tiempo de juego será regular siempre y cuando demuestre que, a sus 35 años de edad, es capaz de duplicar sus 26 cuadrangulares y su porcentaje de embasarse más slugging de .821 que tuvo en 2015. Sin duda alguna, Granderson sigue siendo una pieza clave en las aspiraciones de los Mets para el 2016.
 

Si cualquiera de esos dos llegara a fallar, las oportunidades de juego aumentarían para el dominicano Juan Lagares, cuyo papel mermará un poco con la presencia de Céspedes. Salvo algo inesperado, Lagares vería acción como sustituto en la recta final de los partidos y ocasionalmente arrancaría de titular en contra de pitchers zurdos.
 


Luego está el dominicano Alejandro De Aza, a quien los Mets le otorgaron un contrato por $5.75 millones de dólares sólo para después sacarlo de la escena con la firma de Céspedes. El lugar de De Aza en el roster luce tan inestable que Alderson ya ha hablado públicamente acerca de la posibilidad de canjearlo durante los entrenamientos primaverales aunque si un cambio no llega a darse, el piloto Terry Collins tendrá que ingeniárselas para darles juego a todos. Los Mets cuentan con pocos prospectos de impacto listos para dar el gran salto fuera del ex seleccionado en la primera ronda del draft Brandon Nimmo, quien podría debutar a finales del 2016.

 

"Lo importante es no ver esto como un grupo de jugadores titulares y una banca", manifestó Alderson. "Realmente se trata de un complemento total de peloteros y de asegurarse de que cada uno de ellos pueda contribuir y obtener el tiempo de juego suficiente y realista".

Estados Unidos – Lasmayores.com

 

¿Podrán los Mets defender su título de la Liga Nacional?

 

Al Bat

TAGS

Comentarios

Standings