LMP

Anécdotas

Enrique Kerlegand
Por Enrique Kerlegand

TIEMPO DEL RECUERDO: Al arribar al 5 de enero de 1971, no podemos dejar de recordar el primer juego perfecto en la historia de la LMP. Alfonso Araujo fue testigo de este momento tan especial en la carrera de Vicente Romo, aquella tarde que en Guaymas y lanzando por los Yaquis de Ciudad Obregón lanzó la joya de pitcheo con marcador de 12-0 y bajo un ambiente frio como sucede casi siempre en esta época.

CADA vez que nos adentramos en la etapa de postemporada, particularmente en la LMP, afloran los recuerdos de la infinidad de anécdotas y esa rica historia que se ha escrito en las series del Caribe. Ya ha pasado mucha agua bajo el puente pero viene siendo como estar viendo una película de lo que fue la primera incursión, desde que inició el camino rumbo al campeonato de aquella primera temporada como LMP.

RECUERDO aquella noche fría en Hermosillo, al iniciar la salida rumbo a Nogales pocas horas después de que los Naranjeros de Hermosillo se habían coronado en un emocionante juego ante los Cañeros de Los Mochis. El parque “Fernando M. Ortiz” fue el escenario de ese primer campeonato con la etiqueta en calidad de representante en la Serie del Caribe que se celebró en San Juan, Puerto Rico.

AQUEL 3 de febrero que los Naranjeros, viniendo de atrás en la serie y en el juego, vencieron a los Cañeros de Los Mochis con cuadrangulares de Bob Darwin que primero empató el juego en la séptima con el primero de sus dos bambinazos. Aurelio Rodríguez había dado ventaja a los Cañeros dando batazo de cuatro esquinas pero Darwin lo empató ante el relevo de Pepe Peña, para que en la novena y después que Héctor Espino recibió base por bolas, Peña sirvió nuevamente una pitcheada que Darwin puso a viajar para provocar la locura entre los aficionados de la capital sonorense.

NO HUBO tiempo para que el equipo celebrara el campeonato, había que buscar los refuerzos que en su mayoría fueron de los Cañeros, la nula experiencia de presidencia del circuito y directivos del equipo en estas lides, provocó que no se revisaran con tiempo los papeles de los jugadores. Viajé con la delegación rumbo a Tucson, Arizona, pero la pasada por Nogales sí que fue un viacrucis. Vicente Romo no llevaba ni siquiera una identificación, se tuvo que buscar un fotógrafo en un astro para que le tomara una foto y después improvisar una identificación por consejo de los encargados de migración. Llegamos barridos al aeropuerto de Tucson y ahora si rumbo a San Juan, Puerto Rico, donde la Serie del Caribe estaba anunciada para iniciar el 5 de febrero, pero esa noche que llegamos estaba cayendo una tormenta en San Juan y se suspendió la jornada inaugural. Se inició hasta el 6 de febrero y esa suspensión fue motivo de otra falla de nuestra delegación; lo veremos más adelante.

LOS Naranjeros batallaron y se tomó como un hecho normal al enfrentar a las grandes potencias caribeñas. Se perdieron los tres primeros juegos y fue hasta la cuarta jornada que surgió la primera victoria, se impusieron al anfitrión Cangrejeros de Santurce por 7-5 en un caso histórico porque se jugó con Pilo Gaspar jugó la tercera, Sergio Robles en el derecho y Paquín Estrada fue el cátcher. Los tres receptores en acción y Celerino Sánchez que siguió siendo la gran figura. Manuel Lugo fue el ganador en relevo. Finalmente no fue tan malo porque el equipo mexicano terminó con 2-4, empatados con Puerto Rico y Venezuela. Los Tigres de Licey de República Dominicana terminaron invictos. Mañana contaré el caso de la última noche en Puerto Rico.

Kerlegand99@yahoo.com.mx

kerlegand99@gmail.com

Al Bat

Comentarios