LMP

Bien merecido por Héber, faltan otros

“Ganó serie del caribe tres veces con tres  distintos clubes representando a LMP”.

Juan Ángel Ávila
Por Juan Ángel Ávila

Recuerdo cuando en la edición 1998-99 de la Liga Mexicana del Pacífico debutaba Héber Gómez como parador en corto de los Venados. Jugó poco pero estuvo en ofensiva bien. No fue el sucesor directo de Juan José Pacho, pues era Javier Robles quien ocupaba la posición de shortstop como titular.

El peso de esa posición era enorme para Gómez, que fue bien “asesorado” por Pacho y finalmente destacó al nivel de mantenerse como uno de los mejores jugadores para la historia de los porteños.

Tan buena carrera ha tenido que en su currículum podemos encontrar que ganó serie del caribe tres  veces con tres  distintos clubes representando a LMP (Tomateros, Venados y Naranjeros).

Retirarle el número es la confirmación de su legado.

Y así como el 34 de Héber Gómez no será portado por nadie más luego de la ceremonia del próximo martes, creo justo recordar otros números que en mi opinión deben ser retirados también por lo hecho con la franela de Venados.

El 48 de Francisco Campos, que es sin duda un pitcher de leyenda para la organización. 37 victorias dio en temporada regular más una cantidad grande en postemporada y por supuesto, el triunfo de mayor significado en los anales de este equipo porteño, como lo fue el de la serie del caribe de 2005 venciendo a Dominicana. Fue el más valioso de ese torneo.

El 49 de Jack Pierce. El tipo conectó 75 jonrones con la franela roja. Es la marca más alta, empatado con Miguel Ojeda y Roberto Saucedo, fue una de las primeras grandes figuras extranjeras en haber causado impacto por largo tiempo en un solo club.

El 52 de Pablo Ortega. Con este no hay sombra de duda. Es el máximo ganador de la franquicia. A ver quién puede llegarle a la consistencia del tamaulipeco pues obtuvo 70 triunfos hasta la temporada 2011-2012.

Y si añadimos otro número este sería el de Aurelio López. 2 veces jugador más valioso del club, en 1973-74 y 1976-77, fue relevo de oro en la década de los 70’s, que fue cuando estuvo con los porteños. No es muy claro el número que tuvo por mayor tiempo “el buitre de Tecamachalco” pero el que sea debe ser colocado a perpetuidad sobre la barda del Teodoro Mariscal como el de los otros que he mencionado.

Esto bajo mi punto de vista, ustedes amigos tendrán el suyo, muy respetable siempre.

LO DEJARON FUERA

No le tocó a Roberto Osuna el ser parte de la tercia final para el premio al novato del año en Liga Americana.

Soy de los que no se envuelve en la bandera o pega de gritos porque no se le apoya a un mexicano, pero en este caso creo que debió ser finalista. No sé si ganar el trofeo Jackie Robinson pues veo muy fuerte a Carlos Correa, pero cuando menos ser tomado en cuenta.

Y aquí no es de restarle mérito a Miguel Ángel Sanó, de los Mellizos, o a Francisco Lindor, de los Indios, pues ambos hicieron gran temporada. Simplemente me sorprendió no ver a Osuna en el listado.

Por cierto, el nuevo gerente de Azulejos, Anthony La Cava, señaló que el plan para el derecho sobrino de Antonio e hijo de Roberto es que abra juegos en 2016. Algo que no desconoce el mexicano, pues es un trabajo que desarrolló en ligas menores de Toronto.

Al Bat

Comentarios