LMP

El Charly: " Un aficionado de hueso colorado "

Carlos Márquez Ochoa es conocido como uno de los fanáticos más fiel a la fuerza verde

Al Bat
Por Al Bat
  • Carlos es uno de los más fieles aficionados al equipo.

    Carlos es uno de los más fieles aficionados al equipo. JORGE COTA

Carlos Márquez Ochoa es uno de los más fieles aficionados de hueso colorado a los Cañeros de Los Mochis, como su historia lo dice. Nació un seis de septiembre de 1975 en la ciudad de Los Mochis. Su afición al equipo Cañeros empezó desde los cuatro años de edad, cuando su padre, otro fanático al equipo verde, lo llevó por primera vez de la mano al parque Emilio Ibarra Almada. Recuerda con gran emoción cómo de niño vivió el título del equipo Cañeros aquella temporada  83-84 a batazo del emergente ManuelWenchiRamírez. Su padre desde temprana edad le inculcó el amor por el deporte y al equipo de los Cañeros. Practicó el beisbol desde la categoría Pingüica hasta la preparatoria. Se considera como un buen segunda base y quinto en el turno al bate.

Peluquero de oficio con más de 20 años de experiencia, trabaja en la peluquería que fuera fundada por su señor padre, Roberto Márquez. Entre risas y carcajadas comenta que primero falta a trabajar que a un partido de los Cañeros. Peluquero de muchos beisbolistas, al paso de los años por sus tijeras han pasado peloteros de la talla de Matías Carrillo, Sandy Madera, Sebastián Valle, Thomas Melgarejo entre muchos más; además de jugadores de otros equipos, como Mayos de Navojoa, que fueron llevados por CarlosPochas Orrantia y José Guadalupe Chávez, ex jugadores de Cañeros; los Caballeros Águilas de Mexicali y de otros deportes como los basquetbolistas de los Pioneros de Los Mochis y algunos jugadores de Murciélagos y más recientemente EduardoEl MoscoArredondo y Orlando Lara.


En el estadio Emilio Ibarra Almada como aficionado cuenta con 19 años en el mismo asiento, conoce a todos los aficionados de su alrededor, que son como una familia en la temporada de beisbol; entre ellos están Iván Peñuelas y Omar Vázquez Tepeyac, grandes compañeros de afición.

Entre sus ídolos se encuentra Aurelio Rodríguez Ituarte, tremendo tercera base con quien tuvo el honor de convivir, tomarse una cerveza juntos y hasta ir a cenar a la casa de uno de sus ídolos. De igual manera asistió a la fiesta del hit mil de Ramón Orantes en la actual campaña.

Los mejores momentos que recuerda con el equipo Cañeros son sin duda los dos títulos, recordando el de la temporada 83-84 con el batazo del Wenchi Ramírez y el título de la temporada 2002-2003, en donde al término del partido se llevó la banda para la calle Gabriel Leyva a festejar en el hotel de Cañeros, dejando su carro dos días en el estacionamiento del estadio.

En el mismo título de la temporada 2002-03, su esposa se encontraba a punto de a dar a luz a uno de sus hijos mientras el Charly estaba en el estadio en lugar de con ella, hasta al día siguiente llegó. Antes de nacer su hijo, les dijo a sus amigos que si Cañeros quedaba campeón esa temporada, le pondría a su hijo el nombre de Jason Bass, algo que no pudo cumplir: su hijo lleva el nombre de Carlos Roberto Márquez, pero todos los amigos le dicen el” mini Jason” porque Cañeros logro el título esa campaña.


La noche del título en la campaña 02-03, el Charly saltó al terreno de juego a robarse la tercera base, esto con el fin de que fuera autografiada por todo el equipo campeón y exhibirla en su peluquería, cosa que no logró ya que alrededor de trece policías lo detuvieron y le quitaron la almohadilla ya que había sido reportada como robada. Uno de los policías le dijo que se hubiera ido en vez de andar corriendo con ella en el estadio, pero promete que si esta campaña el equipo se alza con el título, esta vez sí logrará robarse la tercera base, salir del estadio, ir a guardarla a su auto y regresar a festejar con la afición y equipo.

Al día siguiente del campeonato, en el desfile del equipo, Charly pidió un caballo prestado y subió a Jason Bass y le puso su     sombrero norteño.        

Una noche, Charly llegó a la casa de su señora madre y cuál fue su sorpresa: se encontraba Sandy Madera cenando pozole muy quitado de la pena; este jugador se había hecho amigo de su hermana y ella lo invitó a cenar. Charly llega y al mirarlo le dice “Qué ondas, mijo, qué haces por aquí, esta es la casa de mi mamá”; a lo que Sandy Madera le respondió “Sin llorar, mijo, que ya voy por el segundo plato”.

En el año de 1992, el Charly estuvo en un juego de Cañeros contra Mayos donde cayó una neblina de casi un metro de altura, que tuvo que suspender el partido en esa jornada. Además recuerda en la campaña del 96 cuando una lámpara del jardín derecho hizo cortocircuito y empezó a incendiarse.

Para la temporada 2000 asistió al partido inaugural en el estadio Carranza Limón a apoyar al equipo de Cañeros y recuerda que en ese partido Saúl Soto pegó su primer cuadrangular de la temporada y cayó en los bleachers del estadio donde él se encontraba sentado; después del partido, Saúl Soto le autografió esa bola.


Cuenta con la casaca de Ángel Moreno, pícher que lanzara juego perfecto en la campaña del 86; de Jayson Bass; un bate autografiado por Saúl Soto y la chamarra firmada por Justin Christian el día del robo del home play. Uno de los rivales clásicos de las aficiones al que todos le gritan durante los partidos es Eduardo El MoscoArredondo: él estuvo en su peluquería en un juego que fue suspendido por lluvia esta campaña, llegando en compañía de Jesús Arredondo, jugador de los Cañeros de Los Mochis; fueron a cortarse el cabello, una excelente persona muy amable y divertido con muchas anécdotas. “El Mosco” cuenta  que desde la pelea que tuvo con el jugador de Canadá en el clásico mundial, muchos aficionados lo respetan más, ya que dio la cara por el equipo mexicano ganándose el respeto de Carlos y la afición.  


Viajes a Serie del Caribe ha realizado dos, la de Culiacán en el 2001 y en Hermosillo. Recuerda como en la Serie del Caribe de Culiacán le tocó estar en el partido del batazo de cuadrangular de Miguel Tejada por arriba de las lámparas del Ángel Flores.


​Christian Soto – El Debate,Mochis
 

 

¿Podrán los Cañeros hacer feliz a su afición con un nuevo campeonato?

 

Al Bat

TAGS

Comentarios