LMP

La contratación de Espino con los Alijadores

Enrique Kerlegand
Por Enrique Kerlegand

TIEMPO DEL RECUERDO: Hoy recordamos a un inmortal del beisbol, Panchillo Ramírez que nació el 9 de marzo de 1928 en San Luis Potosí. Glorioso miembro del Salón de la Fama del beisbol mexicano. También en esta fecha pero del año 1940, el equipo Carta Blanca de Monterrey doblegó a una selección norteamericana. Se inauguró el parque Cuauhtémoc de la calzada Victoria. El triunfo fue para el equipo mexicano ante una selección llamada Minor League Stars.

RECUERDO muy bien esta fecha, fue el 9 de marzo de 1971, Cono Canavati me invitó a desayunar en el restaurant del hotel Virreyes en la ciudad de México. Llegó para atender algunos asuntos y a la vez para hablar de algo que este servidor había publicado en El Heraldo de México, relacionado con la contratación de Héctor Espino para los Alijadores de Tampico que él administraba.

LA NOTA nos llegó de Monterrey y se decía que de mala manera, Cono se había quedado con el contrato de Espino. Era claro que la directiva quería disculparse por la salida del gran bateador mexicano, cuando años antes el primo de Cono, Anuar Canavati, como dueño de los Sultanes de Monterrey, dijo que todos los jugadores de su equipo podían venderse, menos Héctor Espino. Independientemente de los problemas que había entre el empresario y jugador, siempre le tuvo un gran respeto a Espino.

“TE VOY a contar la historia, la verdad de cómo logre esa contratación, y la puedes publicar porque me han acusado de todo con tal de justificarse. Desde que compré a los Alijadores me di a la tarea de conseguir a Espino, no podía ofrecer un cambio porque sabía que era imposible, pero la idea surgió como un chispazo una tarde que estuve a visitar a una dama que su palabra era ley cuando solicitaba algo como influyente a lo máximo de la Cervecería Cuauhtémoc. Por respeto, Cono me pidió no mencionar el nombre de ella.

ME apreciaba, explicó Cono, tomando un café con ella me preguntó que como me iba en los negocios, le respondí que bien a la vez que le hice saber que había conseguido la franquicia de los Alijadores de Tampico __ella ignoraba totalmente todo lo relacionado con el beisbol__ Que bien me respondió y del asunto le platiqué que estaba muy preocupando porque necesitaba jugadores para completar mi equipo ¿Qué necesitas me preguntó?

ME gustaría que los Sultanes me cedieran el contrato de un muchacho que se llama Héctor Espino, yo los ayudó enviándoles a unos jugadores que no entran en mis planes. Inmediatamente respondió, cuenta con ese jugador, ahora mismo doy la orden para que te lo den. Tan sencillo como eso, así logré a Espino. Para que se justificara un poco les mandé a varios jugadores, entre ellos a Ángel Macías y Salvador “Bullanga” Sánchez que los había adquirido de los Broncos de Reynosa.

POR esos años el equipo de Sultanes dependía directamente de la cervecería Cuauhtémoc, teniendo como directivos al licenciado Rodolfo González Castillo que era el presidente y César Faz como vicepresidente. Vinicio García era el manager. Cuando llegaba una orden de la señora no se protestaba para nada. Se cumplía aunque luego se les retorciera el hígado.

Kerlegand99@yahoo.com.mx

kerlegand99@gmail.com

Al Bat

Comentarios