LMP

Robles, con selecta membresía

Juan Ángel Ávila
Por Juan Ángel Ávila

Solamente 14, o sea menos de 20 son los jugadores que en la historia de casi 60 años del béisbol invernal mexicano han llegado a mil imparables. Es una cifra impresionante.

Y ese club exclusivo que encabeza Héctor Espino tiene a un nuevo inquilino en la persona de Óscar Robles.

Este año temprano pudo llegar a esa cantidad Ramón Orantes. El legendario cañero ocupaba pocos hits, menos de diez, para arribar a la cantidad.

Robles en cambio, necesitaba 52 imparables para conseguir el registro histórico. Lucía como una apuesta difícil de conseguir este año. Pero el “astroboy” lo consiguió.

Las claves han sido para Robles su preparación, la consistencia que ha mantenido temporada tras temporada.

Desde aquel primer hit de Robles ante Emigdio López cuando debutaba a mediados de los noventas con Algodoneros al hit mil y que curiosamente ha sido ante Charros, la franquicia heredada de Guasave.

MEXICANOS DE REGLA 5

El famoso draft de regla 5 es el proceso de selección que le permite a las 30 organizaciones de ligas mayores tomar jugadores de otros equipos y colocarlos dentro de su sistema de sucursales. Algunos van a la fase de ligas mayores que es la más popular y donde se obliga al equipo que toma jugador (es) a dejarlo en el equipo grande so pena de devolverlo a su club original.

Pero hay otras fases en este draft y le sirve a muchos jugadores para cambiar de organizaciones. Agarrar nuevos aires.

Este año he visto a algunos paisanos cambiar de organización. 2 de ellos llamaron mucho de atención. Fue en proceso de regla 5 categoría triple A.

Los Rockies de Colorado se llevaron a Luis Niebla. El pitcher de los Cañeros es un velocista bien visto por los Yanquis que en el pasado llegaron a detener su trabajo invernal, finalmente el club “montañés” lo agarra cuando los del Bronx lo tuvieron que exponer por reglamento.

Niebla podrá tener oportunidad con Rockies, probablemente lo van a observar en campamento de ligas mayores antes de colocarlo en el filial triple A. Para este derecho resulta magnífico el llegar a un equipo que históricamente ha tenido problemas encontrando lanzadores que puedan dominar en el aire “enrarecido” de Colorado y su altitud.

Otro que a mi entender resulta beneficiado con este proceso es Felipe González, lanzador derecho que ha batallado en invierno con Venados y Tomateros. El regio acababa de firmar con Marlins al ser agente libre de Piratas cuando lo exponen en regla 5 y lo toman para triple A los Dodgers de Los Ángeles.

De acuerdo a scouts de Piratas de Pittsburgh, los Dodgers planean observarlo en campamento de ligas mayores en Glendale, Arizona, el próximo mes de marzo.

Una ventaja que tiene González es el brazo fuerte que posee. Rectas entre 90-93 millas por hora suelta rumbo a home. Ha estado en rol de abridor y relevista, su problema es el comando, esa habilidad de poder colocar la bola donde quiere.

Algo vieron los Dodgers que se lo llevaron y para ponerlo en la triple A. Un buen reto para González.

Al Bat

Comentarios