Peloteros

Irving Wilson un pelotero con beisbol en la sangre

De una familia netamente beisbolera, Irving Alexis habla sobre sus inicios en el “Rey de los Deportes”

Al Bat
Por Al Bat
  • Wilson pertenece a los Cardenales de San Luis

    Wilson pertenece a los Cardenales de San Luis

De niño creció viendo a Cañeros de Los Mochis, equipo de su ciudad, pero el destino se encargó de llevarlo al corazón de Sinaloa, ahí donde los Tomateros de Culiacán tienen su cuartel.

De una familia netamente beisbolera, Irving Alexis habla sobre sus inicios en el “Rey de los Deportes”, ese deporte que tanto le apasiona a él y su familia.

A 233 kilometros de Culiacán rumbo al norte del Estado de Sinaloa, se ubica El Ejido Compuertas, lugar que fue testigo del nacimiento de Alexis, mismo que lo vio crecer y dar sus primeros pasos dentro del béisbol.

Al finalizar la práctica, Wilson accede a la entrevista y se alista para responder una a una a las preguntas.

“Empecé a los cinco años de edad en la Liga de Ahome en Los Mochis, de ahí fui ascendiendo poco a poco en las categorías, posteriormente jugué en ligas de Tercera y Segunda Fuerza de Los Mochis, hasta que llegó la firma con los Tigres de Quintana Roo y después con Cardenales de San Luis”
Alexis Wilson

De temperamento tranquilo, Wilson comienza a recordar su infancia, misma a la cual sonriendo admite no acordarse mucho de sus equipos en ese entonces, pero continúa.

“Mi familia es beisbolera, desde mis padres hasta mis hermanos, todos ellos han jugado béisbol, decidimos seguir en este camino y es algo que se lleva en la sangre”, comentó.

Su familia la componen sus padres Edelmira Delgado Moreno y Arturo Wilson Calderón, quienes procrearon a Edwin, Hans, Arturo e Irving Alexis.

“Siempre hasta el día de hoy ellos (hermanos) me siguen dando consejos, me motivan para que siga dándole para adelante y estamos muy contentos en toda mi familia por esta temporada y esperemos que nos vaya bien con el favor de dios”, expresó.

Irving Wilson y su hermano en un juego de la LMP. 

Alexis fue el tercero de sus hermanos que logró firmar para un equipo profesional, él mismo explica cómo es que decidió hacerlo.

“Como a los 13-14 años fue cuando tenía más o menos decidido que quería esta profesión que es muy bonita. Les dije a mis padres a esa edad y ellos siempre me han apoyado gracias a dios y por eso seguimos aquí”, dijo, quien el año pasado estampó su firma con los Cardenales, por el scout César Gerónimo Jr.

“Fue un momento muy bonito la verdad, gracias a dios se logró esa meta, pero esto no acaba ahí, esto sigue para adelante, es un proceso y entendemos que hay mucho camino por recorrer todavía, pero créeme que sigo echándole muchas ganas para lograr el sueño de todo profesional”, recalcó.

SU EXPERIENCIA EN DOMINICANA

Después de ser firmado por los Cardenales de San Luis y de pasar los exámenes médicos en Estados Unidos, Irving Wilson fue enviado ese mismo año a la Academia de República Dominicana, misma a la que volvió este 2015.

En dos años ha jugado 33 juegos en Dominicana y en ese poco tiempo ha dejado ver que su talento, su promedio de bateo es de .242, pero de los 29 hits que ha conectado, 14 han sido extra-bases, 6 dobles, 4 triples y misma cantidad de cuadrangulares, sumando 25 remolcadas.

“Son costumbres muy diferentes, es un país muy distinto al de nosotros, uno se tiene que acostumbrar a todo, hay personas de todo tipo, pero al igual uno tiene que estar con alegría y tratar de buena manera a todos por igual”.
Irving Wilson

Hay muchas historias de peloteros mexicanos que no superan los obstáculos de estar tanto tiempo fuera de su país, muchos han dejado su sueño de jugar en el béisbol de Estados Unidos, pero muchos otros logran brincar ese escalón que es estar en la Academia de Dominicana.

“Es muy complicado estar lejos de la familia, de tú casa, tienes que adaptarte a otras costumbres, es muy difícil la vida del pelotero, pero al igual es muy bonita también”, confesó.

EN UN AÑO DEBUTÓ CON TOMATEROS

Era el miércoles 2 de julio de 2014, en un hotel de Guadalajara, Jalisco, la directiva de los Tomateros de Culiacán, encabezada por su presidente el señor Juan Manuel Ley López, estaba lista para participar en el Draft de jugadores mexicanos y extranjeros de ese año.

Era la tercera ronda de ese Draft, cuando los Tomateros de Culiacán seleccionaron a Irving Alexis, receptor de los Tigres de Quintana Roo y Cardenales de San Luis, las claves en el reporte de Scouteo fueron, agresivo en el home, bateador de contacto a los huecos y detrás del plato es inteligente para manejar a los pitchers, sabe pedir.

“No, el año pasado me entero del draft y muy contento de pertenecer a este equipo que es de mucha tradición, un excelente equipo y la verdad es que no me imaginaba un debut tan rápido, es el trabajo que hacemos y gracias a dios se logró”, confesó.

Wilson un bateador de contacto.

Las cualidades que venían en aquel reporte, fueron detectadas rápidamente en la pasada pretemporada de los guindas, así declaró Noé Muñoz, coach de banca de los Tomateros y quien es de los mejores cátchers en la historia del béisbol mexicano.

“Es un muchacho que tiene muchas facultades y habilidades, sobre todo tiene mucha hambre de sobresalir y lo demostró en pretemporada, por eso fue que lo tomamos en cuenta para que fuera nuestro segundo cátcher por arriba de César Tapia. Nos gustó mucho su forma de jugar, su agresividad al estar atrás de home y llevando los juegos, su brazo es de los mejores en la liga, aunque sabemos que le falta experiencia, pero en este momento la está tomando en cada juego”, comentó.

Sobre el día de su debut, Wilson explicó cómo vivió ese momento, en el cual, del otro lado del campo, en la otra caseta, estaba su hermano Hans.

“Un poquito nervioso como todo, pero logramos controlar ese nerviosismo y es una experiencia inexplicable la verdad, debutar en el nuevo estadio y fue algo muy bonito”.
Irving Wilson

 

¿Deberían darle más oportunidades a Wilson?

 

Culiacán – www.tomateros.com.mx 

Al Bat

Comentarios