Comentarios

La increíble historia del último jonrón en la vida de Babe Ruth, lo hizo en México

Una anécdota que quedará siempre en la memoria de los mexicanos

Siete veces campeón de Serie Mundial, honorable miembro Salón de la Fama y 84 años después de su retiro del béisbol, Babe Ruth sigue siendo uno de los peloteros más recordados y alabados en la historia de la MLB.

Ruth murió aún siendo muy joven, un tumor maligno en la base del cráneo, terminó por arrebatarle la vida apenas a sus 53 años de edad. En aquellos tiempos, la medicina no era tan eficaz como lo es hoy en día, el “Bambino”, como muchas otras personas de esa época, desconocía que padecía cáncer.

Dos años antes de fallecer, Babe Ruth fue invitado por Jorge Pasquel a México, la idea, que Ruth se convirtiera en el comisionado del béisbol mexicano, pues con el apogeo de este deporte en México y una figura como lo era el “Bambino”, era una tremenda combinación que atraería la atención del planeta entero.

El ex Yankee y Media Roja pasó dos semanas en México, incluso presenció un encuentro en el parque Delta entre los Azules de Veracruz y los Alijadores de Tampico, para después irse a Acapulco a disfrutar del sol, mar y arena de la costa de Guerrero.

En su paso por el puerto de Acapulco y otras zonas de México, Ruth le manifestó a sus amigos que México era un país hermoso, incluso les envió fotografías y postales de los lugares que visitó y disfrutó en tierras aztecas.

Ruth regresó una vez más al parque Delta, esta vez, haría una exhibición de bateo, a pesar de que ya habían pasado sus mejores años y su estado físico lucía deteriorado debido a su edad y enfermedad, Ruth accedió a complacer al público que esperaba con ansias sus swings en la caja de bateo.

El primer lanzador en lanzarle bolas a Ruth fue el cubano Ramón Bragaña, que jugaba en ese entonces en los Azules de Veracruz. La verdad fue que Bragaña lo hizo ver mal, evidenció las carencias y el mal estado físico de Ruth, no tuvo piedad de él.

Finalmente pidieron que cambiaran de lanzador, uno que le lanzara menos incómodo a Ruth, en sustitución del cubano ingresó el mexicano Alberto Romo Chávez, quien le pitchó bolas que el ex toletero pudo conectar a placer, incluído el último jonrón de Babe Ruth en su vida.

El jardín central-derecho del parque Delta fue testigo del último vuelacercas de Babe Ruth, un estacazo de 390 pies, voló por todo lo alto para llegar a ese destino. Ese fue la última vez que un bate crujió ante la fuerza del swing de Ruth.

Dos años después de ese cuadrangular conectado en 1946, Babe Ruth perdió su batalla contra el cáncer, el pelotero más emblemático en la historia de la MLB había sucumbido ante la mortal enfermedad, dejando como herencia en México, la dicha de haber visto la mayor virtud que lo caracterizó a lo largo de su carrera como beisbolista profesional, el último jonrón de su vida. 

TE RECOMENDAMOS