Comentarios

5 peloteros que han sufrido la misma suerte que Jacob DeGrom

Lo que le ha pasado es simplemente increíble

Jacob deGrom

Jacob deGrom | AP

La temporada del as de los Mets, Jacob deGrom, ha sido impresionante -- en cuanto al desempeño y los dividendos de dicho desempeño se refiere.

A pesar del hecho de que encabeza las Grandes Ligas con 1.77 de efectividad, Nueva York ha perdido 14 de sus 23 aperturas. Sin embargo, detrás de otra joya el miércoles contra los Rojos -- y el respaldo de la ofensiva que normalmente no ha visto esta temporada -- deGrom se apuntó su sexta victoria de la campaña.

Seis triunfos es una diminuta cantidad para un serpentinero tan dominante como deGrom. Pero, ¿cómo se compara el diestro de los Mets con los que se han llevado el título de efectividad en la historia de Grandes Ligas?

A continuación, 10 líderes de promedio de carreras limpias admitidas que consiguieron la menor cantidad de victorias en una temporada de la era moderna. La lista incluye solamente abridores -- los que iniciaron al menos 75% de los juegos que lanzaron en las temporadas relevantes -- e incluye sólo campañas completas (por ejemplo, no se contaron las temporadas de 1981 y 1994 que fueron abreviadas por huelgas). Para calificar para el título de efectividad, un pitcher debe promediar al menos una entrada por juego de su equipo en dicha campaña. Los lanzadores marcados con un asterisco (*) lideraron la Gran Carpa en promedio de carreras limpias admitidas, no solamente en su respectiva liga.

1. Joe Magrane*, Cardenales, 1988: Cinco victorias
Estadísticas en la temporada: 5-9, 2.18 de EFE
Magrane terminó de tercero en las votaciones para Novato del Año de la Liga Nacional de 1987 (lo ganó el boricua Benito Santiago) tras conseguir foja de 9-7 con 3.54 de efectividad en 27 partidos y ayudando a San Luis a conquistar la División Este de la Liga Nacional. En su segundo año fue mucho mejor…excepto en la columna de victorias. Magrane encabezó las Grandes Ligas con promedio de carreras limpias de 2.18 en 165 1/3 episodios, pero el zurdo apenas consiguió marca de 5-9 en sus 24 aperturas por unos Cardenales que terminaron de quintos en el Este de la Nacional. En la siguiente temporada, con una peor efectividad (2.91) pero mejor récord (18-9), Magrane compartió el cuarto lugar en las votaciones para el Cy Young del Viejo Circuito.

2. (empatado). Nolan Ryan, Astros, 1987: Ocho victorias
Estadísticas en la temporada: 8-16, 2.76 de EFE
Ryan tenía 40 años de edad en 1987, pero eso no le impidió encabezar la Liga Nacional en efectividad y las Grandes Ligas en ponches (270). Pero Houston enfrentó obstáculos para terminar de terceros en el Oeste de la Nacional y el récord de Ryan también sufrió las consecuencias. De sus 16 derrotas, siete fueron tras al menos seis entradas lanzadas y concediendo menos de tres carreras limpias. El porcentaje de ganados y perdidos de .333 de Ryan en 1987 fue el peor de un lanzador que se llevó el título de efectividad. De todas maneras, terminó de quinto en las votaciones paera el Cy Young del Viejo Circuito en ese año.

2. (empatado). Ed Siever, Tigres, 1902: Ocho victorias
Estadísticas en la temporada: 8-11, 1.91 de EFE
No cabe duda de que el béisbol era muy diferente a comienzos del siglo 20 y la Liga Americana estaba en apenas su segundo año de existencia cuando Siever encabezó el Joven Circuito con promedio de carreras limpias de 1.91. Pero el zurdo lanzaba por unos Felinos que terminaron de séptimos en una liga de ocho clubes y anotando la menor cantidad de carreras -- sus 566 anotaciones estuvieron a 53 por debajo de los Cafés (Carmelitas) de San Luis. Siever cargó con una famosa derrota en un duelo de pitcheo contra el Salón de la Fama Rube Waddell. Siever y Waddell lanzaron 12 entradas en blanco el 11 de agosto de 1902, hasta que el mismo Waddell impulsó la única carrera del encuentro con un triple en el 13er episodio.

2. (empatado). Rube Waddell*, Piratas, 1900: Ocho victorias
Estadísticas en la temporada: 8-13, 2.37 de EFE
Este fue el primer año de Waddell en la Liga Nacional, que pasó de 12 a ocho equipos en 1900. Algunas estrellas -- incluyendo a los miembros del Salón de la Fama Waddell, Honus Wagner y Fred Clarke -- fueron enviados de los Coroneles de Louisville a los Piratas como parte de la modificación. En su primer año con los Bucaneros, Waddell encabezó el Viejo Circuito con 2.37 de efectividad en 208 2/3 capítulos, pero terminó con marca muy por debajo de los .500. Waddell se desarrolló con los Atléticos de Filadelfia como uno de los expertos en ponches en la era de la Bola Muerta.

5. (empatado). Kevin Millwood, Indios, 2005: Nueve victorias
Estadísticas en la temporada: 9-11, 2.86 de EFE
Millwood estuvo en Cleveland por una temporada, pero se llevó la corona de efectividad en el Joven Circuito. Incluso con un promedio de carreras limpias por debajo de 3.00, la marca de Millwood fue de 9-11 al final de la campaña. No recibió mucho apoyo de su ofensiva -- la Tribu promedió apenas 3.6 vueltas en los 30 partidos que Millwood abrió, la peor cantidad de su carrera hasta ese momento. Anotaron dos carreras o menos en 13 ocasiones. Pero el derecho alcanzó terminar de sexto en las votaciones para el Cy Young en la Liga Americana.

5. (empatado). Craig Swan, Mets, 1978: Nueve victorias
Estadísticas en la temporada: 9-6, 2.43 de EFE
deGrom no es el único serpentinero de los Mets en ver que su efectividad no resultara en más triunfos. Hace exactamente cuatro décadas, Swan fue el líder de promedio de carreras limpias con 2.43 en 29 juegos sin llegar a 10 victorias. El mayor motivo fue que salió sin decisiones: El diestro tuvo 14 partidos así, pese a registrar 2.13 de efectividad en dichos juegos. Swan no recibió votos para el Cy Young del Viejo Circuito ese año.

 David Adler MLB.com