Comentarios

Eddie Gaedel: La historia del jugador más bajo en la historia de MLB

El pelotero medía poco más de un metro de altura

Eddie Gaedel: La historia del jugador más bajo en la historia de MLB

Eddie Gaedel: La historia del jugador más bajo en la historia de MLB | AP

Cuándo uno piensa en un pelotero profesional de nivel de Grandes Ligas, uno normalmente piensa en una persona de poco más de 1.90 metros de altura, musculoso y de alrededor de 90 a 100 kilogramos de peso; todo un portento físico, aunque existen físicos muy diversos alrededor del beisbol (pasando de la baja altura de José Altuve o la "panza" de Willians Astudillo), uno nunca tan extremo cómo lo que pasó con Eddie Gaedel.

Eddie Gaedel es oficialmente el jugador más bajo en la historia de toda la historia de Major League Baseball, listado formalmente con una altura de 1.09 metros y 29 kilogramos de peso, aunque sólamente tomó un turno en su muy corta carrera (sin doble sentido) en la Gran Carpa y su historia es bastante curiosa.

Gaedel nació en 1925 en la ciudad de Chicago y durante la Segunda Guerra Mundial, trabajó cómo obrero en una fábrica de remaches y tras la guerra fue contratado por la disquera Mercury Récords para ser su mascota oficial, donde se hizo bastante famoso por sus actuaciones y su imagen.

El dueño del equipo de los Browns de San Luis (actuales Orioles de Baltimore) , Bill Veeck, observó la fama que Gaedel estaba ganando cómo mascota de Mercury Records, se contactó con Eddie y secretamente lo firmó a un contrato de Grandes Ligas y lo agregó al roster con el número en su uniforme siendo el 1/8.

Durante la celebración del 50 aniversario de la fundación de la Liga Americana en el parque de los Browns, Sportsman's Park el 19 de agosto de 1951, el equipo jugaría una doble cartelera contra los Tigres de Detroit y Gaedel sería parte de la celebración antes del juego, donde salió dentro de un pastel de papel maché.

Sin embargo, nadie estaba preparado para la sorpresa que Veeck tenía preparado para todos en el estadio, ya que en el segundo partido de la doble cartelera, el manager del equipo, Zack Taylor, llamó cómo bateador emergente a Gaedel en sustitución del primero en el orden en en la primera entrada.

Ésto sin duda desconcertó a todos, principalmente al umpire en jefe Ed Hurley, quién llamó a Taylor para que le explicara que era lo que estaba pasando. Afortunadamente para Gaedel, Veeck tuvo la visión de darle una copia de su contrato al manager y entregársela al umpire para que confirmara que el movimiento era legal.

Con todo debidamente verificado, el umpire reanudó el encuentro, por lo que Gaedel se encaminó a la caja de bateo ante la mirada atónita y risas de todos los presentes en el parque al ver al diminuto hombre en el juego. Gaedel recibió la estricta instrucción de no hacer swing a ningún picheo por parte de Veeck y tomar la base por bolas, e incluso le advirtió que había comprado un seguro por más de un millón de dólares por él, y en caso de hacer swing, tenía un francotirador listo para matarlo en ese mismo instante si lo desobedecía y así, cobrar el dinero de la aseguranza.

El pitcher que le lanzó a Gaedel, Bob Cain, y el catcher, Bob Swift, estaban partiéndose de la risa ante lo absurdo que era ver al hombre de un metro en la caja de bateo, y la única estrategia que pactaron fue "lanzarle bajo" ante una zona de strike tan diminuta.

Gaedel finalmente terminó por tomar la base por bolas con cuatro picheos malos consecutivos, y el pequeño hombre se pavoneó en el camino a la primera base ante una asistencia de más de 18 mil aficionados al parque. Gaedel inmediatamente fue subsituido por Jim Delsing cómo corredor emergente, y a pesar del espectáculo, los Browns perdieron el encuentro 6-2.

Ese fue el único turno de la carrera de Gaedel, y se retiró con el récord de carrera de porcentaje de embasado de todos los tiempos con un OBP perfecto de 1.000 y ganó 100 dólares de aquella época por su aparición.

Desafortunadamente para Gaedel, la vida duraría poco tras su proeza, ya que el 18 de junio de 1961 fue seguido hasta su casa por un individuo que lo terminó matando a golpes y fue encontrado muerto en su cuarto por su madre. Tenía sólamente 36 años de edad.

En su funeral, la única persona relacionada con el beisbol en asistir fue el pitcher que le lanzó en su única aparición al plato, Bob Cain y fue sepultado en St. Mary Catholic Cemetery and Mausoleum de Cook County, en el estado de Illinois.

TE RECOMENDAMOS