Comentarios

Evan Longoria clasificó a los Playoffs a Rays con un Walk Off en el último juego

Recuento de ese épico batazo que marcó una época para Tampa Bay 

Para todos los amantes del drama y la tensión, vamos a recordar un juego no apto para cardiacos y el cual es uno de los más importantes en la historia de los Rays de Tampa Bay, en el cual el protagonista principal fue su entonces tercera base, Evan Longoria.

Nos recomontamos a la temporada del 2011 cuando los Rays y los Boston Red Sox llegaron empatados al último partido de la temporada (el 162) con marca de 90-71 en la División Este y ambos también estaban igualados en la pelea por el Comodín, que en aquel entonces no había dos Wildcards como hoy en día.

Si ambos equipos ganaban o perdían iba a ver un juego extra para definir al Wildcard. Ya los Yankees se habían coronado con el banderín en el Este, los Tigres en la central y los Rangers en el Oeste.

En la Postemporada sólo había lugar para un equipo y entonces los Rays recibieron en ese juego 162 del rol a los Yankees y los Red Sox la tenían más fácil: jugaban contra los Orioles en Baltimore, que terminaron en el último lugar en el Este con 69-93.

Pero cual fue la sorpresa, Orioles derrotó a Medias Rojas 4-3 con un walk off gracias a dos carreras en la parte baja de la novena entrada. Eso significaba una cosa: si los Rays ganaban a los Yankees avanzarían a la Postemporada como Comodín.

Tanto el juego de Boston y Tampa Bay comenzaron a la misma hora: 19:10 (tiempo del Este de EUA), pero el de los Rays también tuvo un final dramatico e incluso se extendió hasta la entrada 12 en el TRropicana Field. 

Parecía que había un juego extra de desempate (el 163), ya que los Yankees ganaban fácilmente 7-0 hasta la octava entrada con muy buena labor de siete relevistas, y es que el mánager Joe Girardi descansó a sus abridores para el primer Playoffs.

Vino enseguida lo que muchos fans de los Red Sox opinaron que Yankees se dejó alcanzar para luego perder y así su odiado rival, Boston, quedara eliminado:

Rays armó un racimo de seis carreras en la parte baja de la octava entrada ante los relevistas Boone Logan y el mexicano Luis Ignacio Ayala, que justamente aceptó el primero de dos jonrones de Evan Longoria, siendo el primero de tres carreras que acercó a los Rays 6-7.

Tampa, motivado por ese ramillete, empató en la novena con jonrón del zurdo Dan Johnson contra el diestro Cory Wade, ya con dos outs. El Tropicana Field parecía un manicomio y más porque es un domo.

Total, llegó el sueño dorado de los fanáticos: las entradas adicionales y se jugaron tres más; seguían 7-7 hasta el cierre de la tanda 12, donde justamente ya eran las 12:05 de la madrugada en el Este de EUA y ya con un out y en cuenta de 2-2, Longoria le conectó jonrón de línea a Scott Proctor muy cerca del poste que divide el terreno en el jardín izquierdo.

Proctor estaba lanzando muy bien desde a novena entrada, pero se descuido con Longoria, que hoy en día tiene 34 años de edad.

La algarabía de los aficionados se dejó escuchar al unísono y los Rays fueron a Playoffs, aunque no duraron mucho porque en la Serie Divisional cayeron 1-3 con Texas. El consuelo para Boston fue que Detroit eliminó a los Yankees en esa misma instancia, pero en cinco partidos.

Han pasado ya casi nueve años de ese batazo histórico para los Rays y no se olvida, tal cual si fuera el 2 de octubre en México, pero fue casi esa fecha (el 28 de septiembre de 2011).

Hoy, Longoria milita con los Gigantes de San Francisco y se alista para su temporada 13 en MLB.

TE RECOMENDAMOS