Comentarios

Hace dos décadas, este movimiento definió tres Series Mundiales

Angelinos de Anaheim y Cardenales de San Luis se intercambiaron tres jugadores claves en tres campeonatos 

Los canjes en el béisbol que resultan positivos para ambas partes son más raros de lo que piensas. Es normal recordar transacciones que funcionaron bien para un equipo y mal para el otro, pero en esta ocasión revisaremos un canje que salió bien para todos.

El lunes fue el 20mo aniversario de un canje entre los Angelinos y los Cardenales que envió al patrullero central Jim Edmonds a San Luis a cambio del derecho Kent Bottenfield y el prospecto de la segunda base, Adam Kennedy. El movimiento ayudó a ambos clubes a conquistar una Serie Mundial, con los Angelinos haciéndolo en el 2002 por primera vez en su historia, y los Cardenales conquistando un título por primera vez en 24 años, cuatro temporadas después.

Veamos cómo se desarrollaron los acontecimientos.

¿Por qué pasó?

Edmonds no había podido alcanzar su potencial debido a las lesiones, pero promediaba 28 jonrones por cada 162 juegos y ya había ganado dos Guantes de Oro. Había estado disponible para cambios desde hacía un tiempo. Aunque el gerente general Bill Stoneman dijo el 19 de marzo del 2000 que Edmonds no estaba disponible, el canje se concretó el 23 de dicho mes.

Los Angelinos necesitaban pitcheo abridor. Anaheim venía de una campaña en la que la rotación tuvo una efectividad colectiva de 5.20. Bottenfield estaba entrando a sus 31 años y había tenido su mejor temporada con los Cardenales en 1999, dejando efectividad de 3.97 en 31 aperturas, aunque su FIP (Pitcheo Independiente del Fieldeo, por sus siglas en ingles) de 4.75 no era un buen augurio.

Anaheim también necesitaba reforzarse en la segunda base, y el grupo que había competido por el puesto en la pretemporada había dejado mucho que desear. Kennedy, quien había hecho su debut de Grandes Ligas en agosto del año anterior, bateó .327/.378/.490 con 10 jonrones y 20 robos de base en 91 juegos por Triple-A Memphis en 1999. Fue el Jugador del Año de liga menor de los Cardenales.

Mientras tanto, los Cardenales intentaban volver a ser contendores, luego de tres años en los que no pudieron superar el tercer lugar de la División Central de la Liga Nacional. San Luis estuvo a una victoria de la Serie Mundial de 1996, pero cayó de mala manera después de eso. Un joven J.D. Drew había patrullado la pradera central en 1999 y el club necesitaba apoyar en la alineación a Mark McGwire. Con Edmonds, el potencial era mayor si él estaba saludable.

¿Por qué funcionó para los Angelinos?

Bottenfield tuvo efectividad de 5.71 en 21 aperturas en el 2000 con los Angelinos, antes de ser canjeado a Filadelfia en julio. Para el 2002 ya estaba fuera del béisbol. Pero Kennedy se ganó rápido el puesto de intermedista titular, que mantendría durante las siguientes siete temporadas. En el 2000 bateó .266/.300/.403 con nueve jonrones y 22 robos de base en 156 juegos. En el 2002 tuvo una de sus mejores campañas, con .312/.345/.449 para ayudar a Anaheim a alcanzar la postemporada por la vía del Comodín de la Liga Americana.

Kennedy dio doble y jonrón en el importante Juego 3 de la Serie Divisional de Liga Americana ante los campeones reinantes del Joven Circuito, los Yankees. Siguió encendido en la Serie de Campeonato ante los Mellizos. En el definitivo Juego 5, conectó tres jonrones, uno de los partidos de tres bambinazos menos predecibles de la historia de la postemporada. Le dio dos a Joe Mays y otro al venezolano Johan Santana. En general, Kennedy tuvo promedio de .357 y fue el Jugador Más Valioso de la SCLA. En la Serie Mundial ante los Gigantes, se fue de 25-7 (.280) con dos dobles, y los Angelinos capturaron su primera corona.

Kennedy pasó cuatro temporadas más con los Angelinos, luego de pactar en el 2007 con el equipo que lo seleccionó originalmente en el draft, los Cardenales. Curiosamente, fue compañero de Edmonds, quien estaba en su último año con San Luis. Kennedy también jugó con los Atléticos, Nacionales, Marineros y Dodgers, antes de retirarse tras culminar la campaña del 2012.

¿Por qué funcionó para los Cardenales?

Los Cardenales se arriesgaron con un Edmonds, un jugador propenso a las lesiones. Pero hubo dividendos de inmediato. Edmonds tuvo un año estelar en el 2000, con OPS de .994, 42 jonrones y otro Guante de Oro en el jardín central. Terminó cuarto en la votación del Jugador Más Valioso de la Liga Nacional y encabezó a los Cardenales a conseguir un título divisional. En la Serie Divisional de la Nacional contra los Bravos, tuvo promedio de .571 con cuatro dobles y dos jonrones. San Luis barrió a Atlanta, y aunque Edmonds volvió a dar cuadrangular en la Serie de Campeonato ante los Mets, los Cardenales perdieron ante Nueva York en cinco juegos.

Edmonds se convirtió en una estrella en San Luis. En su tope, puso números dignos del Salón de la Fama. Entre e; 2000 y el 2005 tuvo una línea de .292/.406/.584 (154 OPS+) con 35 cuadrangulares por temporada. Ganó el Guante de Oro en la pradera central en esas seis campañas. Los Cardenales llegaron a la postemporada en cinco de esos seis años, pero no pudieron ganar la Serie Mundial. A pesar de que Edmonds pasó casi toda la campaña lesionado, en el 2006 cambió todo. San Luis venció a los Padres en la SDLN, a los Mets en la SCLN y a los Tigres en la Serie Mundial. Edmonds dio dos bambinazos en la SCLN y bateó .250 (de 52-13) en general en esa postemporada.

Básicamente, ése fue el final de su racha de constante producción. Jugaría tres años más en las Mayores, una con los Cardenales, otra dividida entre Padres y Cachorros y la última entre Cerveceros y Rojos, antes de retirarse a los 40 años en el 2010. Logró su tope con los Cardenales. Fue una de las razones principales por las que los Cardenales terminaron con una sequía de 24 años sin títulos en el 2006.

Los efectos que dejó

En diciembre del 2007, los Cardenales canjearon a Edmonds a los Padres por un prospecto llamado David Freese. No se imaginaban en San Luis que el muchacho de casa se convertiría en uno de los jugadores icónicos de la franquicia, tras lo hecho en octubre del 2011. Freese bateó .545 con tres dobletes y tres jonrones para llevarse el premio al JMV de la SCLN al derrotar a los Cerveceros. Pero en la Serie Mundial se superó.

Freese será recordado por sus batazos oportunos en el Juego 6, cuando llegó al plato con dos outs en la novena entrada San Luis a un out de perder la Serie Mundial. Abajo en la cuenta 1-2 ante el lanzallamas dominicano Neftalí Féliz, Freese conectó un triple que impulsó la carrera del empate. Luego en la 11ma, disparó el jonrón de oro por el jardín central para obligar un séptimo y decisivo juego, que terminaron ganando los Cardenales. En general, Freese bateó .348 en la serie con tres cuadrangulares y fue nombrado JMV de la Serie Mundial.

Freese pasó cinco años con los Cardenales, dejando promedios de .286/.356/.427 (115 OPS+) antes de ser cambiado a -- ¿a dónde más? —a los Angelinos por Peter Bourjos y Randal Grichuk tras la temporada del 2013. Mirando hacia atrás, puedes trazar una línea que enlaza el campeonato de los Cardenales del 2011 con el del 2006, gracias a un cambio que sucedió hace 20 años, cuando San Luis adquirió a Edmonds por Kennedy y Bottenfield.

Manny Randhawa/MLB.com 

TE RECOMENDAMOS