Comentarios

Las razones de cada uno de los candidatos a Novatos del Año de las Grandes Ligas

Mañana lunes se sabrá quien ganará en cada liga 

El argumento de cada finalista a Novato del Año. El ganador del premio al Novato del Año en ambas ligas será anunciado este lunes por MLB Network en punto de las 6 p.m. ET. Este año, cada uno de los finalistas a dicho honor tuvo tremendas temporadas – en algunos casos imponiendo récords, y en otros, logrando hazañas que se han visto poco en la historia de Grandes Ligas.

Examinemos los argumentos que cada uno de ellos tienen a favor para llevarse este reconocimiento:

Liga Americana

Yordan Álvarez, Astros

Quizás la única duda en lo referente a Álvarez y el premio al Novato del Año es si será votado de manera unánime. Tras conectar 23 jonrones en 56 juegos por Triple-A, el cubano hizo el tan esperado debut en la Gran Carpa el 9 de junio y rápidamente se convirtió en pieza fundamental en el poderoso lineup de los Astros.

Álvarez fue nombrado Novato del Mes en la Liga Americana en cada uno de sus primeros tres meses en Grandes Ligas (junio, julio y agosto) e impuso una marca de MLB tras remolcar 51 carreras en sus primeros 45 juegos. Disparó siete jonrones en sus primeros 12 compromisos, un récord para el club. En 87 partidos por los Astros, el cubano bateó .313 con 27 cuadrangulares y 78 carreras remolcadas, imponiendo una marca en las Mayores en OPS por un novato en una sola campaña (1.067, mínimo 350 visitas al plato). El cañonero zurdo superó el récord de Shoeless Joe Jackson de 1.058 en 1911.

Álvarez lideró a todos los novatos en la Liga Americana en extrabases (53) y encabezó a todos los novatos de MLB en OPS (1.067), porcentaje de embasarse (.412) y porcentaje de slugging (.655). Tras hacer su debut el 9 de junio, estuvo entre los mejores 10 clasificados entre todos los bateadores de la L.A. en carreras impulsadas (2do), OBP (3ro), slugging (3ro), OPS (4to), extrabases (5to), cuadrangulares (empatado en 6to), dobles (empatado en 7mo) y promedio de bateo (9no). Su OPS de 1.067 fue el sexto más alto para un jugador de 22 años o menos en la era moderna de MLB (desde 1900).

John Means, Orioles

En una liga colmada de talentosos novatos bateadores, Means lideró en el lado de los pitchers. El zurdo de 26 años en ganados (12) y menos boletos por cada nueve innings (2.1), terminó segundo en WAR de FanGraphs (2.8) y efectividad (3.60), fue tercero en innings (147.1) y WHIP (1.14) y fue cuarto en ponches (108). Pero para apreciar mejor a Means, hay que considerar que hizo todo eso en un equipo que tuvo la peor efectividad de ambas ligas (5.59) e implantó la marca de más jonrones recibidos en una campaña. No será suficiente para pasar a Álvarez, el gran favorito, pero es justo reconocer la gran temporada de Means.

Brandon Lowe, Rays

Durante los tres primeros meses de la temporada parecía que Lowe iba a ganar el Novato del Año de la LA sin problemas, pero las lesiones lo limitaron demasiado en los últimos tres meses. De cualquier forma, terminó con 17 jonrones y 2.6 FanGraphs WAR para un equipo muy necesitado de batazos, aportando además defensiva y ofensivamente.

Liga Nacional

Pete Alonso, Mets

Además de implantar una nueva marca de jonrones para un novato en las Grandes Ligas, con 53, Alonso encabezó a los novatos en juegos disputados, carreras empujadas, carreras anotadas, boletos, OPS+ y WAR, entre otras categorías, liderando varias por márgenes muy amplios. Además fue 16to entre los novatos de la LN en promedio de bateo, cuarto en promedio de embasarse y segundo en slugging, todo eso mientras jugaba una primera base aceptable a la defensiva. Y más allá de los impresionantes números, es imposible cuantificar lo que significó para los Mets y la ciudad de Nueva York.

Mike Soroka, Bravos

Soroka fue tercero en la LN con 2.86 de efectividad, una marca que sólo han puesto otros siete novatos (mínimo de 25 aperturas) desde 1969. Seis de esos siete pitchers ganaron el Novato del Año en sus respectivas ligas. El fWAR de 4.0 que dejó el derecho fue el mejor entre los pitchers novatos y el segundo mejor entre todos los novatos, sólo por detrás del 4.8 de Alonso. También fue segundo en EFE+ con 169 (69% mejor que el promedio de la liga). Sólo Dwight Gooden (229 en 1985), Vida Blue (183 en 1971) y el cubano José Fernández (176 en 2013) tuvieron una EFE+ de 165 o mejor a los 21 años o menos.

Fernando Tatis Jr., Padres

Antes de quedar fuera de acción en agosto por una lesión en la espalda, Tatis iba en camino de tener una de las temporadas más exitosas para un novato en la historia de los Padres. El dominicano tuvo una línea de bateo de .317/.379/.590 mientras al mismo tiempo brilló en defensa y corriendo las bases. A la edad de 20 años, se convirtió inmediatamente en un favorito de la fanaticada de San Diego, y fue fácil ver por qué.

Tatis hizo cosas que desafiaron la lógica. Realizó varios pisa y corre desde la antesala en elevados dentro del cuadro y consumó varias atrapadas de fantasía en el campo corto.

Por supuesto, es imposible ignorar las lesiones de Tatis a la hora de hablar de sus posibilidades de llevarse el premio al Novato del Año en la Liga Nacional. El quisauqyeno vio acción en solamente 84 encuentros, habiendo perdido tiempo de juego también en mayo debido a un tirón en la corva.

Pero cuando Tatis estuvo en el terreno de juego, nadie disputó su valor. No fue casualidad que cuando la temporada de Tatis terminó antes de tiempo, los Padres comenzaron a desplomarse hasta terminar en el sótano de la División Oeste de la Liga Nacional. Claramente, no había muchos jugadores en el deporte más valiosos para el éxito de sus equipos.

Tatis no cuenta con el volumen de estadísticas como los otros dos candidatos al premio: Pete Alonso y Mike Soroka. Ambos se mantuvieron en salud todo el año, y ambos tuvieron impresionantes temporadas como novatos. Pero si existe un argumento a favor de Tatis, éste es simple: Cuando el dominicano estuvo en el terreno, ningún novato – y quizás ningún jugador en todas las Grandes Ligas – fue más electrizante. Ningún novato en la Gran Carpa podría impactar el juego de la manera en que él lo hacía.

MLB.com

TE RECOMENDAMOS