Comentarios

Momentos más geniales en la historia de los Playoffs de la MLB

Para refrescar la memoria y recordar jugadores, unos más conocidos que otros, pero sus nombres quedaron grabados para siempre

De no ser por el COVID-19, en estos momentos se estarían desarrollando los Opening Day en diferentes sedes de la MLB. El Coronavirus evitó el Playball en 15 estadios de Grandes Ligas este jueves, pero hay que dejar eso a un lado y recordar juegos épicos de Playoff y alguno de temporada regular como mostraré enseguida paso a paso:

Los fanáticos de los Yankees de Nueva York nacidos más recientemente podrían recordar el legendario jonrón de Aaron Boone para enviar a los Medias Rojas de Boston a casa en la Serie de Campeonato de la Liga Americana de 2003 en el viejo Yankee Stadium, pero los fanáticos mayores podrían decir que Reggie Jackson aplastando tres jonrones en el Juego 6 de la Serie Mundial de 1977, es más icónico.

Pero hay más. El jonrón Walk Off de Alex González contra los Yankees en el Juego 4 de la Serie Mundial 2003 en el Pro Payer Stadium ante los envíos de Jeff Weaver o Iván Rodríguez aguantando en el plato para vencer a los Gigantes de San Francisco en la Serie Divisional de la Liga Nacional del 2003 y la emoción inicial de Dee Gordon en el jonrón después de la muerte de José Fernández, es difícil mirar hacia atrás en la historia del béisbol sin una lente fandom.

Dicho esto, la mayoría puede ponerse de acuerdo sobre algunos de los momentos más épicos en la historia del béisbol, incluso si hay cinco mil millones para elegir. Ganar la Serie Mundial con un solo batazo es, en mi opinión, tan monumental como parece.

El sencillo del cubano Luis González contra Mariano Rivera para derrotar a los Yankees y ganar la Serie Mundial de 2001 para los Diamondbacks de Arizona en el entonces Bank One Ball Park y el sencillo de Edgar Renteria para vencer a los Indios de Cleveland y darles a los Marlins su primer título de la Serie Mundial en 1997, son ciertamente altos en la lista . El jonrón final de Kirk Gibson en el Juego 1 de la Serie Mundial de 1988 y la cojera alrededor de las bases fue inolvidable.

TE RECOMENDAMOS