Comentarios

Pelotero se robó el home a pesar de detenerse a medio camino

El novato Ty France hizo de las suyas con los Padres de San Diego ante los Cachorros de Chicago 

Ty France, que en 56 juegos en su primera temporada en la MLB, no tenía un sólo robo de base, sorprendió a propios y extraños la noche del miércoles al robarse el home por los Padres de San Diego en un partido en el Petco Park contra los Cachorros de Chicago.

France, de 25 años de edad, y que no es francés sino un californiano, estaba anclado en la tercera base, mientras el mexicano Luis Urías estaba en la inicial. Ya había dos outs en la pizarra y el mánager de los Cubs, Joe Maddon, fue al montículo a remover al lanzador derecho James Norwood, y en su lugar trajo al relevista zurdo y gigantón Brad Wieck.

Así le contestó Maddon al mánager de los Padres, Andy Green, quien había mandado como bateador emergente a Josh Naylor por el abridor novato Chris Paddack y entonces como Naylor es zurdo, pues Maddon le trajó al zurdo Wieck.

Pero que creen, resulta y resalta que Wieck, es muy conocido por Andy Green, ya que jugó dos temporadas con los Padres y algo le conoce y le sabe muy bien a Wieck, que bien puede jugar en la NBA con sus 2.06 metros de estatura y 115 kilos de peso.

Entonces Andy Green mandó al corredor Ty France a robarse el home sorpresivamente: Brad Wieck lanzada en cuenta de 1-1 contra Naylor, era la parte baja de la sexta entrada y había dos outs en la pizarra. El receptor venezolano Willson Contreras detectó que France arrancó hacía el plato y levantó los brazos para que Wieck se apurara a lanzar al pentágono y sacó el pie izquierdo de la placa para tirarle la bola a Contreras, pero su envío fue tan alto como él (Wieck) y Contreras no pudo detenerlo, anotando France, dándole ventaja de 2-0 a los 'Carmelitas'.  

Destacar que France al ver que Wieck se percató de su amenaza y tiró a home, se detuvó entre el plato y la antesala, pero al mirar que su tiro fue muy elevado, siguió con su rumbo a tierra prometida.

Así fue el regreso de Brad Wieck al Petco Park, pero ahora como enemigo de sus ex compañeros, siendo el 'chivo expiatorio y villano de la película'.

Al final, eso fue clave y Padres ganó por blanqueada de 4-0, sorprendiendo a los Oseznos. 

TE RECOMENDAMOS