Comentarios

Se cumplen 27 años de una de las hazañas más increíbles del béisbol | MLB | Marineros

El 14 de septiembre de 1990 pasó algo insólito 

Marineros en 1990

Marineros en 1990

No hay duda de que el recién añadido al salón de la fama, Ken Griffey Jr. es uno de los mejores peloteros en la historia del rey de los deportes. "The Kid" demostró su calidad desde muy temprana edad, cuando debutó a los 19 años en las mayores y quedó tercero en la carrera por el novato del año.

A pesar de tener grandes números y ser un gran pelotero, a Griffey se le recuerda por una de las hazañas más increíbles en la historia del béisbol.

El pequeño Griffey, apenas en su segundo año en MLB, se convirtió junto a su padre Ken Griffey, en la primer pareja padre e hijo, en jugar juntos en un equipo de MLB cuando lo hicieron con los Marineros de Seattle en las temporadas 1990 y 1991.

Pero eso no fue todo, el 14 de septiembre de 1990 (hace exactamente 27 años), lograron lo impensable, conectar jonrones back to back.

Apenas comenzaba el juego, cuando en la primera entrada Griffey Sr. conectó profundo entre jardín izquierdo y central contra los envíos de Kirk McCaskill, convirtiendose en su cuarto vuelacercas de la temporada. 

Inmediatamente después, su hijo, Griffey Jr. con tres bolas y cero strikes en la cuenta, aprovecho un pitcheo de McCaskill por el centro y la depositó detrás de la barda del jardín izquierdo.

Griffey Jr. terminaría teniendo una de las mejores carreras que se hayan visto para un pelotero e ingresando al salón de la fama en 2016.