Comentarios

Segunda base superestrella de Japón probaría suerte en la MLB

Su equipo le permitirá negociar con equipos de la Major League Baseball

Segunda base superestrella de Japón probaría suerte en la MLB

Segunda base superestrella de Japón probaría suerte en la MLB | AP

La Liga Japonesa Profesional (NPB) es considerada la segunda mejor del mundo, solo un peldaño abajo de la Major League Baseball, pero sin duda es la liga nipona cuenta con peloteros de grandísimo nivel que incluso ha exportado a varios de sus mejores peloteros a la Gran Carpa, Ichiro Suzuki y Hideki Matsui son prueba de ello.

En estos momentos, algunas organizaciones de la MLB ya empezaron a analizar las futuras incorporaciones de cara a la próxima temporada, y eso lo sabe el segunda base japonés Ryosuke Kikuchi, perteneciente al equipo Hiroshima Carp de la NPB.

Resulta que su equipo le otorgó un permiso al pelotero para negociar con algún equipo de la MLB, pues el camarero de 29 años de edad cree que es el momento para dar el gran salto en su carrera y llegar al mejor béisbol del mundo.

Kikuchi es como una especie de Nolan Arenado a la defensiva pero cubriendo la segunda almohadilla, pues el japonés ha ganado el “Guante de Oro” nipón de manera consecutiva en los últimos siete años, lo que significa que es casi imposible que cometa un pecado dentro del cuadro.

El gran problema de Ryosuke Kikuchi y el cual pudiera ser el motivo para que nadie lo llegase a firmar, es que con el bate no es de lo mejor que exista en el planeta, de por vida promedia .271. Lo único que pudiera hacerlo contendiente a ocupar una plaza en la Gran Carpa serían sus habilidades defensivas.

Además, el japonés la tendrá complicada, pues la agencia libre está a tope con peloteros de su misma posición en el cuadro, el nión tendría que competir con jugadores como: Howie Kendrick,  Brian Dozier , Starlin Castro , Jonathan Schoop , Ben Zobrist , Jason Kipnis , Eric Sogard , Brock Holt y Wilmer Flores; vaya nombrecitos que buscan acomodo para la temporada 2020.

TE RECOMENDAMOS