Comentarios

Un mexicano pegó el primer jonrón en la historia de estadio de MLB

Fue un tercera base que brilló mucho en Grandes Ligas todavía en la primera década de este siglo 

Vamos a remontarnos rumbo a hace 22 años. El siglo 20 estaba por acabarse, pero a la vez, dos nuevos clubes se unían a la MLB: los Rays de Tampa Bay en la Liga Americana y los Diamondbacks de Arizona en la Liga Nacional.

Era 1998, ya hace más de dos décadas y entonces los D-Backs se disponían a debutar en Grandes Ligas como franquicia de expansión con Buck Showalter como mánager. La presentación fue jugando como local en el entonces Bank One Ballpark, en Phoenix.

El rival era un oponente de su división: los Rockies de Colorado, dirigidos por Don Baylor. El inmueble es conocido por ser amigable para los lanzadores por las dimensiones amplias y eso se vio desde ese martes 31 de marzo de 1998.

El primer jonrón tardó cinco entradas en caer y lo conectó un ex pelotero mexicano: Vinicio Castilla, quien pegó obús por el jardín izquierdo en la parte alta de la sexta entrada, con un hombre en base y un out, contra los envíos de Andy Benes, quien tuvo el honor de abrir el primer juego en la historia de los D-backs.

El batazo del oaxaqueño superó por muy poco la barda; el jardinero Brent Brede brincó por la bola, pero no pudo atraparla. Vinny Castilla pegó dos jonrones en ese juego y por ende fue el primer jugador en la historia del hoy Chase Field en pegar dos cuadrangulares en un mismo cotejo.

Su otro vuelacercas fue en el séptimo acto ante los envíos de Clint Sodowsky, también con uno fuera, pero con dos compañeros a bordo. Este garrotazo fue por el jardín central, siendo el primer en hacerlo por esta pradera. Por si fuera poco, Castilla, hoy con 52 años de edad anotó la primera carrera en la historia de ese estadio, remolcado con doblete de Todd Helton:

Castilla tuvo ese año el mejor Opening Day de su vida y lo catapultó a su mejor temporada: .319 con 46 jonrones y 144 CP. 

Rockies ganó ese juego 9-2 ante 47 mil 484 aficionados en el majestuoso parque de pelota, que se quedaron vestidos y alborotados por ver el primer triunfo en la historia de los D-backs. 

TE RECOMENDAMOS