Comentarios

La historia verdadera del cambio de Manny Ramírez a Dodgers

Un momento de gran impacto en esa temporada

Manny Ramírez

Manny Ramírez | AP

Hace 10 años, el 31 de julio del 2008, el estelar dominicano Manny Ramírez, para entonces una estrella consagrada y dueño de dos anillos de Serie Mundial con los Medias Rojas de Boston, fue cambiado a los Dodgers de Los Ángeles, un movimiento que sacudió al mundo del béisbol y le cambió la cara a los Dodgers de aquel entonces. 

Lee también: Surge un nuevo equipo en la carrera por Zach Britton

Este es un repaso, una década más tarde, sobre la historia de aquella transacción, contada a través de quienes lo vivieron. 

Lee también: Se dan a conocer a los Jugadores de la Semana

(Nota: Todos los cargos son de la época del cambio).

El "Mannywood" original

Los Dodgers intentaron conseguir a CC Sabathia aquel verano, pero cuando el zurdo terminó en los Cerveceros, Ned Colletti, gerente general de los Dodgers, siguió enfocado en mejorar a su club.

Terry Francona, manager de Boston: Las cosas ya habían cruzado un punto con Manny, que había empujado a nuestro secretario de viaje (Jack McCormick, tras una disputa por unas entradas que había pedido Ramírez). Me tenía al borde. Y no quiero hablar mal de Manny, porque de verdad no me siento así. Pero en ese momento, me sentí terrible. Yo he visto hacia otro lado muchas veces, pero Jack era un tipo al que le tenía mucho cariño, así que me costó mucho lidiar con aquello.

El puertorriqueño Mike Lowell, 3B de Boston: Manny estaba pensando en sus dos opciones (por US$20 millones cada una para 2009 y 2010). Rara vez hablaba con los medios, pero un día se paró y le dijo a los reporteros: "Mis dos opciones deberían ser ejercidas. Y si no es así, no quiero estar aquí". Luego se fue, y nos empezaron a preguntar a nosotros. Se volvió una distracción. Cuando estás ganando US$20 millones y te molestas por tu contrato, la gente te empieza a ver mal. Y lo que pasó con Jack fue la última gota. Había llegado a un punto en el que las cosas iban a empeorar antes de que pudiesen mejorar.

Francona: Manny podía ser un tipazo, como un niñito. Pero cuando estás al mando y tratando de balancear el concepto de equipo, cosas en las que creías, pues algunas de las cosas que hacía se atravesaban. 

Colletti: El 30 de julio, temprano por la noche, Theo (Epstein, el GG de los Medias Rojas) llama y me pregunta por Andy LaRoche. Miro la televisión y en la franja baja de ESPN dice que se está trabajando en un cambio para mandar a Manny a Florida, con Florida mandando prospectos a Boston y Boston mandando prospectos a Pittsburgh por Jason Bay. Entonces le digo a Theo, 'Oye, veo que andas en esto, bien por ustedes'. Pero me di cuenta por su tono de voz que el reporte era prematuro. Así que bajé al clubhouse y le pregunté a Joe (Torre, el manager de los Dodgers). "¿Te interesa Manny?". Y me dice, "¿Manny? ¿Estás bromeando?". Al día siguiente llegó a la oficina y me dicen que había llamado Theo preguntando por mí.

Ramírez había accedido a no ejercer su cláusula para vetar un cambio a los Dodgers, pero para que aceptase ir a L.A., los Medias Rojas tenían que anular sus dos opciones para así poder ser agente libre al final del 2008.

Colletti: Le digo a Theo, "Vas a tener que pagar todo su salario (unos US$7 millones restantes)". Se quedó en silencio por unos segundos y luego me dijo, "¿Todo?" Y le respondí, "Si tuviese el dinero, CC Sabathia estaría aquí en L.A.".

El reloj se acercaba a las 3:30 p.m. ET -media hora antes del límite- cuando Epstein le dijo a Colletti que planeaba incluir a Pittsburgh en el cambio. Finalmente, se concretó la transacción. Boston se quedó con Jason Bay y se comprometió a pagar el resto del salario de Ramírez. El tercera base Andy LaRoche y el lanzador derecho Bryan Morris pasaron de los Piratas a los Dodgers, y el jardinero Brandon Moss y el pitcher derecho Craig Hansen se movieron de los Medias Rojas a Pittsburgh.

Francona: Se me salieron las lágrimas cuando me llamó Theo. Fue un momento sobrecogedor, porque de verdad las cosas se me pusieron muy difíciles con Manny allí.

Mitch Poole, manager del clubhouse de los Dodgers: Enseguida nos empezó a llamar agente afiliada con Manny, su agente y esas cosas, "Este es el número que quiere".

Colletti: Él usaba el 24, pero ese era el número de Walter Aston. Me preguntó por el 11, pero es era el de (el dominicano) Manny Mota. 

Poole: Luego pidió el 34, pero ese era el de (el mexicano) Fernando Valenzuela. Empecé a hacerle el 28, porque pensé que le gustaría, pero luego alguien que trabajaba para Scott Boras escogió el 66 y le hice ese. 

Colletti: Entonces alguien más -no recuerdo si Manny o yo-sugirió el 99.

Poole: Tuvimos que correr para hacerlo. Y cuando le puse el 99 guindando en su locker, al llegar me miró y me dijo, en broma, "¿Y el 28?".

De acuerdo con el L.A. Times, al finalizar la temporada la asistencia en Dodger Stadium había aumentado por más de 4,000 fanáticos por juego, y más de 14,000 franelas de Ramírez, 6,000 clinejas y 500 camisetas originales se habían vendido sólo en el estadio.

Colletti: Manny cambió a la franquicia. El estadio revivió el 1 de agosto. Había electricidad en el ambiente. Tan pronto llegó, quiso empezar con el pie de derecho. Nosotros teníamos una especie de código sobre cómo debían lucir los jugadores. Así que cuando llegó, Joe le dijo, "Vas a tener que cortarte el cabello un poquito". Manny le respondió que sí, que no había problema. Y entonces empezó a dar palos, a batear jonrones. La gente estaba enloquecida. Pero me comenzaron a preguntar por el asunto del cabello.

Poole: Tenía tan largo el cabello, que tuvimos que quitarle toda la protección a la parte interna del casco para que le entrase en la cabeza. Utilizaba un casco talla 8. Nadie usa eso.

Colletti: Un día me lo encuentro en el clubhouse y le digo, "¿Qué vamos a hacer con el pelo?". Y me responde, "Papi, ¡me está yendo bien! ¡Estás quedando como un genio! ¡Tengo tiempo tratando de dejármelo crecer!" Le respondo, "Manny, no podemos ponernos a cambiar las reglas. ¿Y si te lo cortas este poquito?" Eran como una, o dos pulgadas. Me abrazó y me dijo, "¡Estoy contento aquí, vamos a hacerlo!"

Ramírez bateó .396 con 1.232 de OPS, 17 jonrones y 14 dobles para los Dodgers. Terminó cuarto en la votación del JMV, a pesar de haber disputado sólo 53 juegos con L.A. 

Lowell: Esto te demuestra que cuando está contento, es posiblemente el mejor bateador que he visto en mi vida. Era algo de otro mundo.

Los Dodgers barrieron a los Cachorros en la Serie Divisional, gracias en parte a que Ramírez se fue de 10-5 con dos jonrones. En la Serie de Campeonato, fueron superados por los eventuales campeones de la Serie Mundial, los Filis. 

El 4 de marzo del 2009, los Dodgers volvieron a firmar a Ramírez por dos años y US$45 millones. Pero el 7 de mayo, fue suspendido por 50 juegos por el uso de una sustancia prohibida, lo que puso a muchos a dudar de la legitimidad de lo que hizo en el 2008.

Colletti: La gente no sabe necesariamente cuándo empezaron o terminaron las cosas. Yo no tengo idea, realmente, de dónde estaba Manny en julio, agosto, septiembre u octubre de la temporada 2008. No lo sé.

MLB.com | Anthony Castrovince

TE RECOMENDAMOS