Comentarios

El porqué los Mets deben de estar orgullosos con su temporada, según su manager

¡Seguro los fans no piensan lo mismo!

Mickey Callaway

Mickey Callaway | AP

Los Mets comenzaron esta temporada con foja de 11-1 y luego durante casi 100 juegos parecían que habían entrado a una máquina del tiempo y se convirtieron en los Mets de 1962, equipo que sufrió 120 victorias en la primera campaña de la franquicia.

Después del excelente comienzo en el 2018, los Mets tenían menos triunfos que los Marlins a partir del 1ro de julio -- y los Peces cambiaron a todas sus piezas del núcleo antes del inicio de la temporada. El 7 de agosto, Nueva York estaba con 19 juegos por debajo de .500, lo que significó que habían sufrido derrotas en 64 de 99 compromisos.

Hubo un trecho en el que perdieron 14 de 15 partidos en el Citi Field. Tuvieron marca de 5-21 en el mes de junio. Al final de dicho mes, ya tenían dos rachas de siete derrotas consecutivas. En cuatro juegos -- cuatro derrotas, de hecho -- el conjunto de Queens anotó un total de dos carreras. Dos de esos partidos fueron contra los Orioles, quienes llevan una temporada similar a la de los Mets de 1962.

Surgió la noción de que los Mets deberían cambiar a Jacob deGrom, quien ha sido el mejor lanzador en las Grandes Ligas este año. Nueva York no cambió al as. Tampoco cambió a Noah Syndergaard, ni a Zack Wheeler, quien ha lanzado como una estrella ya por varios meses. Y de alguna manera, después de un mal momento, los neoyorquinos les dieron a sus más fieles aficionados un mes en el que les recordaron su desempeño en el mes de abril. Después de estar una vez más con 19 juegos por debajo de .500, han conseguido récord de 19-13.

 

¿Llegó a pensar el dirigente de los Mets, Mickey Callaway, que lo iban a despedir?

"Nunca lo pensé", afirmó Callaway. "Dije esto desde el comienzo: Sé que algún día me despedirán. Hasta entonces, haré el mejor trabajo posible. Nunca llegué a creer que estaba en la cuerda floja. Y nunca lo pensaré hasta que me llamen y me lo digan".

A continuación, lo que Callaway expresó sobre sus experiencias como piloto, su equipo y los aficionados en esta campaña. Esta es la versión del capataz, quien está llena de optimismo, porque ésa es la clase de persona que es. A algunos seguidores de los Mets no les gustará escucharlo, ni lo creerán. Pero aquí está:

 

• "La verdad es que pienso que esta experiencia nos hizo un mejor equipo y una mejor organización. Porque no nos rendimos. Joe Maddon recientemente me envió una botella de vino con la nota, 'los Mets son un rival difícil'".

• Sobre el mes de junio: "Obviamente, fue un mes difícil para todos. Pienso que las interrogantes que se pusieron a prueba fueron éstas: ¿Vamos por el camino correcto? ¿Debemos continuar por ese camino? Pero lo único que podíamos hacer era avanzar de la manera correcta. No fue fácil. Pero fue una gran experiencia de aprendizaje para todos. Y nuestros muchachos siguieron jugando".

 

• "Lo que sí me pregunté fue si mantener completamente la calma fue lo correcto. ¿Necesito comenzar a gritarle a la gente? ¿Necesito demostrar en el clubhouse que estoy enfadado? Pero al final, elegí ser el mismo de siempre, seguir haciendo las cosas que yo pensaba eran correctas".

• "Todo por lo que puedes pasar en un año como manager, pasé por eso. Probablemente todo por lo que puedes pasar en tu primer año. 11-1 y 5-21 en una misma temporada. ¿Lo puedes creer?"

Callaway también destacó que Michael Conforto ha vuelto a brillar al bate, la manera en que Jeff McNeil ha jugado en la segunda base y la forma en que el dominicano Amed Rosario ha comenzado a lucir como una futura estrella ahora que encabeza la alineación. El piloto no quiso hablar sobre lo que piensa que los Mets podrían hacer en la temporada muerta, si invertirán dinero para agregar otros bates o si el próximo gerente general podrá armar un bullpen de cero.

 

Sandy Alderson, el gerente general cuando Callaway fue contratado, tuvo que abandonar el equipo debido a problemas de salud. Habrá una nueva persona encargada de las operaciones de béisbol de los Mets el próximo año. ¿Le preocupa a Callaway esa situación?

"Siempre le he dado la bienvenida a las cosas nuevas", declaró Callaway. "Me gusta aprender. Ahora aprenderé de una nueva persona; ése es mi punto de vista".

Los seguidores de los Mets quieren ver a su equipo volver a tener éxito. Los fanáticos se han dado cuenta de lo rápido que las cosas pueden cambiar en la gran ciudad. El equipo llegó a la Serie Mundial hace tres años y no quiere esperar otros 15 años para regresar, como ocurrió después del 2000-algo que parece tan lejos en el pasado como la racha de 11-1. La afición también quiere ver firmado a un agente libre de renombre en la temporada muerta. Los aficionados de los Mets no quieren que los Yankees sigan como dueños de la ciudad. Quieren que lleguen los buenos momentos al Citi Field.

MLB.com