Comentarios

"Fraude" y "corrupción", razón de suspensión en ventas de jugadores mexicanos de la LMB a MLB

Las Grandes Ligas busca más transparencia en la venta de jugadores

El beisbol mexicano se encuentra en problemas y no es porqué no tiene peloteros talentosos, sino porqué las palabras "fraude" y "corrupción" llevaron a la suspensión de la venta de sus jugadores a equipos de Grandes Ligas, al menos los que ya pertenecen a la Liga Mexicana de Beisbol.

La noticia de la fuerte acción que tomó MLB a inicio de semana sobre la LMB ha llegado a la prensa de Estados Unidos y sus titulares se centran en dos cosas, "fraude" y "corrupción".

Los malos tratos que peloteros mexicanos han expresado por años por fin parece le cobrarán factura a la liga de beisbol de verano en México.

Citando partes de la carta que MLB envió a sus equipos, mencionan que Grandes Ligas se dio cuenta que la LMB "falsamente" reportaba porcentajes que recibían los equipos de los bonos de firma por la venta de sus jugadores.

Según fuentes de Jeff Passan de Yahoo Sports, equipos de la LMB se quedaban hasta con más del 75 por ciento del bono.

En la carta de MLB se indica que su mayor preocupación son tres equipos en especial de la LMB que son los responsables de gran parte de las ventas de peloteros a equipo de Grandes Ligas, y de acuerdo a fuentes de Passan esos equipos son Diablos Rojos del México, Toros de Tijuana y Leones de Yucatán.

Passan termina por mencionar dos prospectos mexicanos que han sido importantes firmas en Estados Unidos, la primera la de Julio Urías y la segunda la Luis Urías, ambos de Diablos Rojos, y a lo que menciona el artículo de Yahoo que el equipo "se quedó con la gran mayoría del bono de firma".

Pero, en realidad esto no es nada nuevo e incluso los equipos de Grandes Ligas lo toman en cuenta al momento de planificar sus compras, pues solo el dinero que recibía el pelotero, el 25 por ciento, es el que cuenta en contra de la cantidad permitida por MLB para firmas internacionales por año.

Un claro ejemplo es la firma histórica de Piratas de Pittsburgh del lanzador Luis "El Caballito" Heredia. Hasta este día la firma del derecho ha sido la más cara por el equipo "bucanero" a nivel internacional, donde pagó un total de 2.6 millones de dólares por "El Caballito". De esos 2.6 millones, 1.95 millones fueron a su equipo de la LMB, Rojos del Águila de Veracruz, y Heredia solo recibió 650 mil dólares, según MLB Trade Rumors.

La firma de Julio Urías también tuvo la misma estrategia de Dodgers, indicó trubluela.com a través de Baseball America.

El que parece es el verdadero gran problema que llevo a la acción de Grandes Ligas, es el sistema de derechos sobre peloteros que se maneja en la LMB, donde cualquier pelotero que firme con un equipo pertenece para siempre a ese equipo al menos de que sea transferido dentro de la liga o vendido a otra liga.

Y es conocido que equipos firman a peloteros hasta de 15 años de edad "con la esperanza de que firmen el próximo año" con una franquicia de MLB y así llevarse miles a millones de dólares sin en realidad invertir en esos peloteros.

Este proceso ha sido odiado por la Asociación de Peloteros de la MLB por años y por eso apoyo a MLB en las negociaciones que empezaron desde el año pasado, informó Passan.

Las Grandes Ligas, en si, quiere un sistema parecido al que tienen con Corea y con Japón, donde los jugadores menores a 25 años negocian por su parte con franquicias de la MLB y el 25 por ciento de la firma va al equipo de origen.

Mientras peloteros mayores a esa edad pueden firmar como agentes libres y sin limites en un posible contrato, algo que propuso MLB en su negociación con la LMB.

Un claro ejemplo el de Masahiro Tanaka cuando firmó con los Yankees por 7 años y 155 millones de dólares.

Algo que tiene que quedar claro, es que equipos de Grandes Ligas si pueden firmar a peloteros de mexicanos, solo no a peloteros que pertenecen a equipos de la LMB.

Lo que parece es el Plan B que menciona MLB en su carta, y eso significaría abrir más academias en México como la que inauguró en Culiacán, Sinaloa.