Comentarios

Inicia pretemporada... para algunos

Una gran cantidad de agentes libres siguen sin firmar en Grandes Ligas. Nombres importantes que misteriosamente no han recibido oferta alguna para poder jugar en 2018.

Los dueños de clubes dicen que no se han puesto de acuerdo entre ellos para evitar la escalada de salarios, pero realmente, el que tantos buenos jugadores hayan parado de recibir ofertas de trabajo levanta sospecha.

Al menos son 110 los jugadores que no han sido firmados, y si revisan la lista, el que gente como Jake Arrieta y Éric Hosmer no tengan equipo cuando estamos a una semana de arrancar la pretemporada es signo de que algo raro pasa.Por lo pronto, la unión de jugadores ya prepara un minicampamento para aquellos elementos que no tienen equipo. Será en Bradenton, Florida.

¿Cuál es el objetivo de poner a los peloteros desempleados a ponerse en condición? El primario es que tengan el estado físico ideal para el momento en que sean firmados, poder llegar a competir al mismo nivel que los demás. Pero de fondo veo esto como un desafío del sindicato de jugadores, que comanda Tony Clark, a los dueños de equipos y al comisionado Rob Manfred. Tienen razón en lo que piden.

 La sospecha es mayor cuando se nota inacción de parte de ciertos clubes, y viendo lo que dijo Clark, cabeza más visible de este gremio, hay roces fuertes, no para una huelga pues el acuerdo laboral tiene aún algunos años de vigencia. Clark considera que son ya muchos los clubes de Ligas Mayores que no se arman para ganar sino para salir del paso. Que no invierten lo suficiente para poder competir dentro de su división sino solo para completar calendario. En el mismo tenor está el agente Scott Boras.                               

¿Y saben qué? No están errados esos comentarios. Yo opino igual, la brecha está demasiado abierta entre los equipos poderosos y los demás. Cuando menos veo 16-18 clubes que no tienen para competir. Son bastantes los equipos que no pueden o no quieren competir y “navegan” con esa bandera de estoy preparándome para jugar con novatos que en tres o cuatro años van a ser las estrellas del beisbol. La idea en teoría es buena, en la práctica no. Nadie asegura que un prospecto se volverá un Mike Trout. De 10 son dos o tres cuando mucho los que tienen una carrera decente en Ligas Mayores. Por eso, el bloquear a jugadores estelares provoca que esos clubes sigan igual. No tendrán una mejoría porque no parece que deseen competir, al menos en el 2018.                               

El minicampamento tendrá como dirigente a Bo Porter, el exmánager en Grandes Ligas. Algunos jugadores que ya están firmados van a asistir como muestra de apoyo para sus compañeros. Quizás el número será alto los primeros días hasta que abran sus puertas los 30 clubes de Ligas Mayores y tengan que reportarse los jugadores “solidarios” a sus campos de práctica. Ya alguna vez se “olió” a colisión de parte de los propietarios de los equipos contra los jugadores. Fue después de la huelga de 1981 cuando grandes estrellas no recibieron trato justo. Uno de ellos fue André Dawson que ahora es inmortal del beisbol.