MLB

MLB: El pitcher que un rayo golpeó, murió, revivió y siguió jugando

Los pitchers de antaño en MLB al parecer estaban hechos de acero

Por Gabriel Delgado Aguilar

- 27/08/2020 02:11

MLB: El pitcher que un rayo golpeó, murió, revivió y siguió jugando - null (Cleveland Indians)

Los lanzadores de antaño de MLB parecián que estaban hechos de acero o algo por el estilo, ya que en aquellas épocas donde el beisbol profesional seguía en sus albores los lanzadores casi siempre lanzaban la ruta completa y jugaban cada tercer día. Bueno, un lanzador de principios del Siglo XX hizo algo realmente imposible hace 101 años, ya que fue alcanzado por un rayo durante un encuentro, murió, fue revivido y terminó de lanzar cómo si nada hubiese sucedido.

Se trata de Ray Caldwell, quién jugo en MLB de 1910 a 1921 para los Yankees de Nueva York, los Red Sox de Boston y los Indios de Cleveland, con quiénes éstos últimos ganó la Serie Mundial de 1920. Caldwell era un buen lanzador para su época, terminando su carrera 133 victorias y 120 derrotas, con una efectividad de 3.22 y poco más de mil ponches en total.

La historia que aquí nos trae sucedió el 23 de agosto de 1919, en un encuentro contra los Atléticos de Philadelphia. Caldwell estaba a un out de lanzar las 9 entradas para sellar la victoria de los Indios por 2 a 1. De repente el soleado día de verano se comenzó a nublar y comenzó una tormenta eléctrica.

Para sorpresa de todos, un rayo aparentemente cayó en una barra de metal del estadio e indirectamente golpeó a Caldwell, noqueandolo al instante. No sólo Caldwell fue golpeado por el rayo, ya que la electricidad se propagó por casi todo el diamente, golpeando a casi todos los peloteros, pero nadie fue tan afectado cómo Caldwell.

Aparentemente, Caldwell murió por el impacto del rayo, ya que no mostró signos vitales durante al menos 5 minutos. Afortunadamente, el lanzador fue revivido y volvió en si; sin embargo Caldwell no quiso salir del encuentro para buscar atención médica, en cambio inmediatamente pidió seguir el juego para sacar el último out del encuentro.

Al final sacó el último out con una rolita a la tercera base y afortunadamente no tuvo secuelas del impacto del rayo. El mismo lanzador dice que el rayo lo impacto directamente en la cabeza a través del botón de metal de la parte superior de su gorra.

Aparentemente, el rayo le dio la fuerza para dos semanas después tener la mejor noche de su carrera, ya que el 10 de septiembre de 1919 lanzó un juego sin hit ni carreras ante los Yankees de Nueva York y ganó la Serie Mundial el año siguiente.

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de MLB