Comentarios

Carlos Carrasco conoce el diagnóstico definitivo tras la línea recibida

El jugador de Indios tuvo mucha suerte

Los Indios corrieron con suerte. Carlos Carrasco sólo tiene un moretón.

Una resonancia magnética reveló el lunes que el estable abridor venezolano de Cleveland sólo sufrió un hematoma en el codo derecho cuando fue alcanzado por una línea el sábado frente a Minnesota.

Esquivamos una bala enorme, dijo aliviado el manager Terry Francona.

Carrasco, que en el pasado ha sufrido lesiones graves tras ser golpeado en la loma por batazos, recibirá atención médica para disminuirle la hinchazón en las próximas 48 horas antes de ser evaluado el miércoles.

Se prevé que el pitcher regrese a la rotación una vez que concluya su plazo en la lista de lesionados.

 

"Recibió un pelotazo muy fuerte y hay algo de traumatismo", dijo Francona antes de que los Indios iniciaran una serie de tres partidos ante los Medias Blancas de Chicago. "Lo deseable sería, una vez que se le quite la hinchazón, que se recupere pronto porque es un golpe y podría haber sido mucho peor".

En el segundo inning del partido del sábado, el astro Joe Mauer de los Mellizos conectó una línea que Carrasco no pudo eludir. El sudamericano de 31 años, uno de los lanzadores más consistentes de la Liga Americana las últimas tres temporadas, se contrajo sobre sí mismo antes de recibir el golpe. Se vio obligado a salir del partido y fue trasladado al hospital.

 

Carrasco tiene un historial de impactos en la lomita. En 2015 recibió un pelotazo en el rostro y en 2016 se perdió los playoffs luego de romperse la mano, golpe que dejó a los Indios sin uno de sus mejores pitchers mientras se abrían paso para llegar a la Serie Mundial.

Pero a pesar de esos antecedentes, a Francona no le preocupa que Carrasco vaya a empezar a mostrarse nervioso al lanzar.

Ya ha sido golpeado antes, y uno piensa: ¿Le preocupará?, señaló el manager. Ha sido golpeado antes, así que creo que está ansioso por salir y volver a lanzar. Es fácil decirle: 'Hey, no te preocupes por ello'. Yo no soy el que está de pie allá afuera.

"Esta es la cuarta vez (que le pegan en la loma), y nunca he visto que padezca ningún efecto (psicológico) por ello y no espero que los sufra más adelante. Creo que está contento de que sólo haya sido un golpe y de ver con qué tanta rapidez puede sanar", afirmó.

Francona consideró que los golpes que Carrasco ha recibido en la loma se deben a la mala suerte.

 

"Sí creo que hay pitchers que se colocan en una posición en la que no pueden fildear, pero Carlos está bien", señaló el piloto. "Coloca bien la planta del pie tras el lanzamiento, y la mayor parte del tiempo está en una posición realmente buena. (Lo demostró por) el hecho de que pudo elevar su mano y bloquear un poco (la pelota) y no fue golpeado en otra parte".

 

Cleveland I AP