Comentarios

Siete bateadores designados que son inmortales en la MLB

Del puesto de BD al Salón de la Fama: Siete casos

Cuando Ron Blomberg de los Yankees se paró a batear en el Fenway Park contra el derecho cubano de los Medias Rojas, Luis Tiant, el 6 de abril de 1973, el béisbol de Grandes Ligas cambió para siempre.

En aquel icónico momento, Blomberg se convirtió en el primer bateador designado en la historia de las Mayores. Los propietarios de los equipos de la Liga Americana habían votado para aprobar a modo de prueba la regla del BD (regla 5.11) en enero de aquel año. Boston recibió a Nueva York en el primer juego de MLB de la temporada de 1973, dándole a Blomberg este particular honor. La regla 5.11 se adoptaría de forma permanente en el Joven Circuito.

A lo largo de los años, el BD ha sido utilizado para una variedad de propósitos, como poder darle tiempo de juego a jugadores limitados defensivamente, proporcionarles un respiro a los titulares del club y aligerar casos en los que se cuenta con varios que cubren una misma posición. La regla también ha tenido un impacto más grande en el Salón de la Fama del que muchos podrían pensar.

El Salón no tiene todavía a ningún jugador que haya jugado al menos el 70% de sus encuentros como designado (el dominicano David Ortiz podría cambiar eso cuando sea elegible por primera vez en el 2022), pero los siete exaltados que listamos más abajo vieron mucha acción como designados. De hecho, de no ser por la regla 5.11, las carreras de todos ellos pudieron haber terminado mucho antes, dejándolos cortos de los hitos estadísticos que, en buena medida, hicieron posible su elección.

(Jugadores listados en orden basado en su WAR, versión Baseball-Reference. Se incluyen los números de cada jugador hasta el último año en el que disputaron más juegos a la defensa que como designado)

* Paul Molitor, 1978-98 (75.7 de bWAR)

Hasta 1990: 1,870 hits, 131 HR, 626 CI, .299/.361/.437

Molitor fue tres veces al Juego de Estrellas y ganó dos Bates de Plata en sus primeras 13 campañas, pero tuvo problemas de lesiones y disputó menos de 120 juegos seis veces en ese lapso. Entonces, a los 34 años en 1991, fue utilizado como designado de forma regular y pudo jugar 158 compromisos, liderando MLB en hits (216) y anotadas (133) mientras bateaba .325/.399/.489. Molitor terminó dando 1,449 imparables después de 1990, llegando a 3,000 en 1996. Fue designado en 976 de sus 1,143 partidos entre 1991 y 1998.

* Frank Thomas, 1990-2008 (73.8 de bWAR)

Hasta 1997: 1,261 hits, 257 HR, 854 CI .330/.452/.600

Thomas es uno de tres miembros del Salón de la Fama, junto al puertorriqueño Edgar Martínez y Harold Baines, que disputaron más de la mitad de sus juegos como designados, aunque sólo 231 de sus cotejos en ese rol fueron durante sus primeras ocho temporadas. Los Medias Blancas optaron por sacarlo de la primera base en 1998, y el resto de su carrera jugó sólo otros 131 duelos en la inicial. Esto no ayudó a que Thomas evitara las lesiones por completo -- jugó menos de 75 partidos en cuatro temporadas distintas entre el 2001 y el 2008 – pero el BD le permitió a su poderoso bate seguir tronando hasta los 40 años. Thomas conectó 145 jonrones en sus últimas seis campañas y se convirtió en el 21er miembro del club de los 500 vuelacercas en el 2007.

* Jim Thome (72.9 de bWAR)

Hasta el 2005: 1,665 hits, 430 HR, 1,193 CI, .281/.408/.562

Thome promedió 41 cuadragulares por temporada entre 1996 y el 2004, pero en el 2005, jugó apenas 59 encuentros y bateó .207 con siete jonrones y .712 de OPS antes de someterse a una cirugía en el codo derecho. Cambiado de los Filis a los Medias Blancas en noviembre del 2005, Thome sólo disputaría ocho partidos a la defensa el resto de su carrera, pero como designado a tiempo completo para Chicago en el 2006, bateó .288/.416/.598 con 42 vuelacercas y 109 fletadas en 143 choques. El toletero zurdo se sumó al club de los 500 cuadrangulares poco después de Thomas en el 2007, y cuatro años después se convertiría en el octavo jugador en dar 600 bambinazos.

* Eddie Murray (68.7 de bWAR)

Hasta 1993: 2,820 hits, 441 HR, 1,662 CI, .290/.364/.483

Con el tres veces convocado al Juego de Estrellas Lee May anclado en la primera base, el puesto del BD le permitió a Murray jugar de forma regular con los Orioles en 1977, cuando ganó el premio al Novato del Año de la Liga Americana. Murray se adueñó de la primera base de Baltimore la temporada siguiente y mantuvo el puesto hasta 1988, antes de trasladarse a la Liga Nacional por cinco años. Regresó a la Americana con los Indios en 1994 a los 38 años, a 180 hits de los 3,000 y a 59 jonrones de los 500. Apareciendo como designado en 371 de sus 428 duelos entre 1994 y 1997, Murray se convirtió en el tercer jugador en la historia con 3,000 hits y 500 cuadrangulares, uniéndose a Willie Mays y Hank Aaron.

* Edgar Martínez (68.4 de bWAR)

Hasta 1994: 686 hits, 62 HR, 268 CI, .303/.391/.460

Martínez es el muchacho de la película cuando se habla del BD, tanto que el premio anual al mejor bateador designado lleva su nombre desde el 2004. El puertorriqueño disputó el 68.3% de sus juegos como BD, la mayor cantidad entre los miembros de Cooperstown. Martínez fue un buen defensor de la antesala en los primeros años de su carrera, pero las lesiones empezaron a afectarlo y en 1995, ya era designado a tiempo completo. El toletero bateó .356/.479/.628 con 29 jonrones, 52 dobles 113 empujadas en 145 juegos ese año. Martínez dejaría OPS de .966 o mejor en siete temporadas seguidas entre 1995 y 2001, pasando de los 1.000 cinco veces en ese lapso.

* Dave Winfield (64.2 de bWAR)

Hasta 1991: 2,697 hits, 406 HR, 1,602 CI, .285/.354/.479

Aunque Winfield se mantuvo patrullando los jardines de forma regular hasta los 39 años, pudo disputar otras cuatro campañas gracias al puesto del BD. Eso le permitió al 12 veces convocado al Juego de Estrellas darle los toques finales a su currículo, pues terminó quinto en la carrera por el JMV de la Americana y ganó la única Serie Mundial de su carrera con los Azulejos en 1992. Winfield luego se unió a los Mellizos y llegó a los 3,000 hits la campaña siguiente. Como Molitor, Thomas, Thome y Murray, Winfield fue exaltado al Salón de la Fama por la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica en su primer año de elegibilidad.

* Harold Baines (38.7 de bWAR)

Hasta 1986: 1,077 hits, 140 HR, 589 CI, .287/.331/.468

Baines jugó apenas cinco encuentros como designado en sus primeras siete temporadas, pero terminó jugando el 58.1% de sus cotejos de por vida en dicho rol, sólo superado por Martínez entre los miembros del Salón. Baines tuvo 1,789 de sus 2,866 hits de por vida, 244 de sus 384 jonrones y 1,039 de sus 1,628 carreras empujadas entre 1987 y 2001, un trecho en el que sólo apareció a la defensiva en 81 duelos. Fue exaltado al Salón de la Fama por el Comité de la Era Actual en el 2019.

Thomas Harrigan/MLB.com

TE RECOMENDAMOS