Peloteros

Una década sin Jim Edmonds, uno de los mejores jardineros en la historia

El tiempo se va volando y ya son 10 años de este espectacular defensivo y gran bateador 

Por Rafael Martínez Barraza

- 16/03/2020 08:08

Jim Edmonds en una de sus impresionantes pinceladas. - null (Archivo.)

Hablar de Jim Edmonds es digno de literalmente una biblia, cuando menos un libro, así como él era una obra de arte en el diamente, tanto fildeando como bateando. Pocos jugadores tan completos como él, sobre todo en el jardín central y de perfil zurdo. 

Parece que fue ayer cuando llegó el martes 21 de septiembre de 2010 el día del último juego de James Patrick Edmonds en la MLB y se despidió como lo que fue: un grande por la puerta grande: conectó jonrón solitario en su único turno al bate por los Rojos de Cincinnati contra Cerveceros de Milwaukee, en el Miller Park contra Dave Bush. Ironicamente en el home run se lastimó y así terminó su carrera:

Jimmy Baseball, nacido el 27 de junio de 1970 en Fullerton, California, jugó 17 temporadas en Grandes Ligas, comenzando en 1993 con los Ángeles de California, hasta donde jugó en 1999 con los ya Angels de Anaheim. Previo a su debut, estuvo seis años en sucursales (1988-1993)

En el 2000 no sólo cambió de club y de número (del 25 al 15), sino que de división y también de liga y se marchó a la Nacional, con los Cardenales de San Luis, donde jugó la mayor parte de su carrera -ocho temporadas-, pasando en el 2008 a los Padres de San Diego y luego a los Cachorros de Chicago.

Llegó el 2009 y no se arregló con nadie ya que no recibió ninguna oferta. Fue en el 2010 que regresó a la 'Gran Carpa' con los Cerveceros de Milwaukee y luego cerró con Cincinnati como arriba mencioné. Con los Brewers vivió algo curioso: conectó un enorme jonrón de foul a Bronson Arroyo y al siguiente pitcheo le pegó jonrón, pero este en terreno bueno:

El 4 de febrero de 2011, Edmonds firmó un contrato de ligas menores con los Cardenales de San Luis; sin embargo, después de continuar con los síntomas de un tendón de Aquiles tenso durante la temporada 2010, Edmonds anunció oficialmente su retiro del béisbol el 18 de febrero de 2011.

En su palmarés este ex jardinero de 1.85 metros de estatura presume cuatro All Stars, ocho Guantes de Oro, un Bat de Plata y una Serie Mundial (2006 con los Cardinals). 

De 2000 a 2005 no hubo otro jardinero central tan domintante como él. Todos esos años ganó el Guante de Oro con San Luis, cosa que había hecho dos veces con los Angelitos (1997-98). Además en su segundo año en la MLB en 1994 quedó octavo lugar por el premio a Novato del Año.

Otras seis temporadas peleó el premio por el MVP. Juegó en siete Postemporadas, todas a partir del año 2000, llegando a dos Series Mundiales. 

En total tuvo cinco temporadas de al menos 30 jonrones y dos de 42. Se quedó a 7 de los 400 en su carrera y a 51 hits de los dos mil y a una remolcada de las mil 200. Dejó un gran promedio de por vida de .284. 

Pero bien vamos abordar el otro lado espectacular de este tipo que es miembro del Salón de la Fama de los Cardenales. Conocido también por sus fenomenales engarces más que nada en el center fiel.

Y es que era un jugador de cinco herramientas: poder, contacto, buena defensa, buen brazo y velocidad (más que nada fildeando).

Tres de las jugadas defensivas más espectaculares y famosas de Edmonds se produjeron en los Cardenales y los Angels: El 10 de junio de 1997, mientras jugaba en el jardín central para los Angelinos de Anaheim, Edmonds corrió directamente hacia la pared del jardín central del estadio Kauffman en Kansas City, y se zambulló para lanzar una pelota voladora sobre su cabeza, haciendo la captura en la pista de advertencia.

Su otra captura memorable se produjo en los Cardenales de San Luis el 16 de julio de 2004, mientras cubría el jardín central contra el bateador de los Rojos, Jason LaRue. LaRue disparó un batazo profundo al jardín central que seguramente habría sido suficiente para ser un jonrón. En una carrera muerta, Edmonds escaló la pared, extendió todo su brazo derecho sobre la cerca y atrapó la pelota.

Durante el NLCS de 2004 contra los Astros de Houston, Edmonds hizo una captura de buceo (estiramiento al máximo) que salvó el juego.

Y así como estas tres hubo muchas más que no acabaría de relatar, esas son las más memorables y populares que pusieron al público de pie, se quitaron el sombrero y aplaudieron. 

Su fildeo era tan elegante que no pudo llevar ese apodo por otro jardinero zurdo: Paul O'Neill. Es más: .988 fue su promedio de fildeo en el jardin central, donde sólo tuvo 54 errores en cuatro mil 511 chances. 

La capacidad de fildeo de Edmonds le valió el reconocimiento de los coaches y managers de las Grandes Ligas, quienes lo votaron ganador del Guante de Oro Rawlings ocho veces en nueve temporadas desde 1997 hasta 2005.

Incluso su guante era tan buen en una posición que cubrió poco: la primera base, donde increiblemente jamás cometió un pecado en 423 oportunidades.

Hoy en día, Edmonds es un comentarista de Fox Sports Midwest. Sirve como analista durante las transmisiones de Cardinals Live antes y después del juego. 

Edmonds ha expresado su deseo de algún día ser parte del grupo propietario de los Cardenales.

Rob Neyer, de ESPN, enumera a Edmonds como el # 12 de los 100 mejores jugadores de la primera década del siglo XXI debido a su productividad en el plato y las habilidades con guantes de oro en el jardín central.

El 8 de agosto de 2014, Edmonds fue incluido en el Salón de la Fama de los Cardenales de San Luis. Fue anunciado como candidato para el Salón de la Fama y Museo Nacional de Béisbol el 9 de noviembre de 2015, pero fue retirado de la boleta electoral el 6 de enero de 2016 después de recibir solo el 2.5% de los votos en su primer año de elegibilidad.

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Peloteros